El troll, esa figura del folklore escandinavo que ha llegado hasta nuestros días. Con múltiples apariciones en distintos productos audiovisuales como ‘David, el gnomo’ o ‘El Señor de los Anillos’. Este personaje de Internet coge el nombre de esos seres que se convertían en piedra al ver la luz del sol y los convierte en alborotadores de las redes. Hay muchos tipos de ellos, pero este no es un post para enumerarlos, no. Quiero hablar de una herramienta muy interesante para medir y cuantificar esos reventadores de Twitter. Quiero presentaros ‘TrollKlout‘.

trollk-logo

Por si no lo sabéis, Klout es una empresa que dice tener un estándar para medir la influencia de las personas en Internet. Algoritmo en base a datos que generan un número que determina cuán de influyente eres en Internet. Para medir el ego, vamos. A menos que me suba mucho el Klout, no creo en esas cosas. TrollKlout es parecido, pero entre trolls. Un ranking elaborado desde la tierra del arquitecto más trolesco de este país. Hablo de Santiago Calatrava y Valencia. De ahí son los miembros que han creado e impulsado esta divertida plataforma.

Su gran virtud reside en la sencillez de su uso. ¿Cómo puedes usar el medidor de TrollKlout? Simplemente con el hashtag #TrollK. Lo puedes usar al comienzo de los retuits (manuales, por supuesto) o en cualquier parte de un reply. ¡Cualquiera puede hacerlo! Cuando veas una respuesta cojonuda, un comentario irónico o, básicamente, cualquier acción en Twitter que creas merecedora de un voto, vótalo. Cuanta más gente conozca la herramienta, más divertido será para todos.

Feed the troll with #TrollK, please.