Fuente: Old-Can

Tengo debilidad por los videojuegos antiguos. Es posible que sea por la falta de una consola de última generación que complete mi necesidad de entretenimiento. O puede que sea la escasa potencia de mi ordenador la que provoca que solo pueda hacer funcionar juegos ‘retro’. Sea lo que fuere, adoro los videojuegos de los noventa y me gusta jugarlos de vez en cuando. Por suerte, muchos de ellos son gratuitos porque no pueden dañar las ventas que ya no se realizan. Se denominan ‘abandonware‘ y nos permite disfrutar de pequeñas joyas de la infancia o juventud. Uno de ellos es este que os traigo hoy: ‘Theme Hospital‘.

Desarrollado por la desaparecida Bullfrog se trata de gestionar un hospital. Una pena el final de Bullfrog, una compañía que bordaba los juegos de gestión. La salida de Peter Molyneux, el artífice de la empresa, tras su compra por Electronic Arts en 1995 fue una lástima. Al menos, Molyneux nos dejó para la posteridad ‘Theme Hospital‘ antes de irse. Como digo se trata de manejar un hospital, pero un hospital estadounidense, que es un negocio.

Y ahí empieza lo divertido. Construir las consultas, contratar y despedir al personal (médicos, enfermeras, bedeles y recepcionistas), ampliar el hospital, atender a los pacientes, etcétera. De hecho, una de las cosas más entretenidas del juego son las enfermedades, sus causas y maneras de curar. Por ejemplo, tenemos pacientes con ‘Invisibilitis‘, cabezudos, con lengua larga, costillas de más o descomposición. Algunas enfermedades, como la ‘Arguiñanitis‘ vienen causadas por ver muchos programas de cocina en la tele y se curan con un psicólogo que les persuade para que vendan la tele y se compren una radio. Son enfermedades muy divertidas y tiene un punto de humor muy logrado. De hecho, al morir algún paciente, puede convertirse en un angelito y alcanzar el cielo volando o se puede aparecer la Parca en el hospital para reclamar el alma del difunto. Todo es muy cómico y con grandes toques de humor negro.

Para complicar más las cosas, tendremos que hacer frente a emergencias médicas, a cada cual peor y a epidemias. Recibiremos visitas de VIPs a visitar las instalaciones. Sufriremos plagas de ratas que podremos cazar con el ratón. Ganaremos premios que aumentarán o reducirán nuestra reputación a final de cada año. Y todo eso con las peticiones salariales de los trabajadores que no suelen estar contentos con los sueldos que reciben y tienden a lanzar ultimátums. Puede abaratar o encarecer el precio de los diagnósticos o tratamientos para intentar conseguir mayores ingresos.

A medida que avanzas en el juego también se desarrollan nuevas consultas, formas de diagnóstico, métodos para curar y enfermedades. Al principio empiezas con un puñado de consultas y tratamientos y acabas con quirófanos, máquinas de rayos X o centros de formación para médicos noveles. También, depende de la ciudad, los objetivos varían: alcanzar tantas curaciones, conseguir tanto dinero, llegar hasta tanta reputación… Y los problemas que aparecen son también mayores. Hay terremotos, emergencias médicas o epidemias, por poner un ejemplo. Es un juego que se va complicando y cada vez cuesta más conseguir que el servicio vaya como la seda.

Y es que en ‘Theme Hospital‘ se avanza logrando los objetivos propuestos al principio de nivel y recibiendo cartas de felicitación y ascenso. Aunque si fallas, puedes recibir una carta de despido por tu negligente gestión al frente del hospital. Influyen muchos factores a la hora de atraer pacientes y vencer a la competencia. Porque no eres el único hospital de la zona, hay tres más y compites con ellos en ‘clientes’ y curaciones, por lo que debes de estar bastante atento.

Todo ello bañado con grandes toques de humor y los comentarios de la recepcionista (al menos en versión española). Se trata, al fin, de un videojuego con 15 años a sus espaldas y aunque pase el tiempo no pierde un ápice de frescura y siempre apetece volver a retomarlo. Quizá no sea el juego al que más horas he metido, pero si es uno de los que más he jugado y he retomado después de muchos años. Debe de ser la quinta o sexta vez que lo instalo en este ordenador en cuatro años, lo que dice mucho de lo que entretiene. No es complicado encontrarlo y solo necesitas un emulador de DOS para hacerlo correr, nada que no puedas encontrar con algo de ayuda de Google.

Theme Hospital es un juegazo al que todo el mundo debería de jugar. Ahora más que nunca conviene recordar lo dura que sería la vida si tuviésemos que depender solo de los hospitales privados por la falta de públicos. ¿345 dólares por una consulta con el médico de cabecera? Que le zurzan, prefiero morirme en uno de sus pasillos.