He vuelto en un trix, ¿a qué molo? La respuesta a eso es no y lo sabe todo el mundo xDD. Voy a seguir con el tema de la tele, como inteligentemente os habréis dado cuenta al leer el título: tele de tema y (II) de continuación de la parte (I). Duermo mucho y tengo mucho sueño, ¿de qué será?, tendré que llamar al poli de la 1.

Por cierto, si en el nick del messenger veis una * roja encima de la dirección del blog, es que he actualizado, por si algún lince no se había dado cuenta.
_______________________________________________________________________

Tele (II)

Ayer hablé sobre anuncios, ya comenté lo que eran y cuánto los odio, pero me fui por los links cual Tarzán del siglo XXI (toma metáfora). Los tipos de anuncios que hay, son variados y son bastantes, si trato de listarlos todos me costará bastante.

  • Coches
  • Productos alimentarios
  • Colonias
  • Productos de higiene
  • Productos de consumo

Y más que paso de comerme la cabeza pensando en ellos. Algunos anuncios al verlos piensas “BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA PEDAZO DE ANUNCIO, QUE GENIAL, INCREÍBLE, NO ME CANSO DE VERLO”, dos meses y 500 emisiones después, estás hasta el pompis* de ese anuncio. Y es que cada anuncio es diferente y parecido al mismo tiempo, es como los partidos de Nadal, son distintos, pero los ves y dices, ya lo he visto, al final gana.

Los anuncios de coches por ejemplo casi siempre salen los coches andando por carreteras, ciudades o montañas. Manda huevos, ¿por dónde van a poner un coche en un anuncio de coches?, ¿volando por el espacio como si fuese un transbordador espacial?, la verdad es que molaría, algo así como Nuevo Seat Megane** un coche tan ligero, que parecerá que estás flotando. Ahora con eso de la gasolina en los anuncios quieren ponerte su magnífico ahorro de carburante como ventaja para que compres 5 litros a los 100, habilmente se escabuyen de dar detalles, ¿100 qué?, ¿metros, kilómetros, centímetros?, se supone que son kilómetros, pero no te dice nada de tener que ir conduciéndolo, 5 litros a los 100, pero tú te haces 99 como San Fernando, un ratito a pie y otro caminando. Me acuerdo del mítico “¿te gusta conducir?”, pregunta tonta donde las haya, si no me gustara conducir no me gastaría los 15.000 € +/- que cuesta el BMW, preferiría gastarme el dinero en bonobuses o algo por el estilo. Aunque si tuviera pasta, me lo gastaría en un chófer, eso si que molaría, tener chófer pa que conduzca por ti xDD.

¿Y qué me decís de los anuncios de colonia? Unos anuncios sin pies ni cabeza, que no se entienden y no sabes de que tratan hasta que la final sale el bote de perfume y una voz que habla frances diciendo el nombre de la fragancia y su “creador”. Es entonces cuando dices aaaaaah, por decir algo, porque te has quedado pensando ¿qué ha dicho? A parte, los nombres de los “diseñadores de perfumes” son como los de los árbitros de fútbol, tienen que ser raros y compuestos: Japón Sevilla, Agatha Ruiz de la Prada, Vittorio y Luchino, Calvin Klein…, no valen nombres normales como Gómez Castillo o Alonso Ramírez, eso no tiene glamour. De todas maneras, ¿porqué usar el francés para hablar de perfumes si Colonia es una ciudad alemana? Es como si usaramos el portugués o el italiano para promocionar anuncios de jamones de Jabugo.

Y ya algo que me mata son los anuncios de compresas. Dios, quiero ser mujer sólo para conocer la felicidad que embarga a esas mujeres cuando compran o usan compresas. Muchas se quejan de que la regla es un asco y un fastidio, pero viendo esos anuncios no lo parece para nada. Nubes, cosas rosas, chicas guapas en bragas, risas, felicidad y recientemente canciones tontas como el ta-da-ta-ta-ta-da-da (vamos, el nuevo anuncios de Evax, fina y segura). Benditos anuncios cutres de la tele.

Hablando de anuncios cutres, los de las televisiones locales, esos anuncios de comercios del pueblo son mundiales, cosa de lo más cutre no he visto en mucho tiempo. Aquí dejo un ejemplo de anuncio cutre, con actor cutre y que nunca he visto en televisión:

Nos vemos en un trix