Se ha montado una buena en Twitter (y parte del resto del Internet español) por el reportaje que publicó El Confidencial de la otra cara de la figura del stagier en las cocinas de la alta gastronomía de nuestro país. Si no lo habéis leído, deberíais, primero por contexto y segundo porque es un buen reportaje. Como digo, ha levantado una buena polvareda. Muchos consideran una práctica deleznable la que realizan en esas grandes cocinas. Tener una persona trabajando de 16 a 17 horas sin cobrar realizando labores similares a las que podría tener un cocinero…