Desde que he empezado a trabajar en una tienda de bicicletas eléctricas tengo algo más de sensibilidad hacia la movilidad sostenible y las búsquedas de una ordenación del espacio público más equitativas. Aunque tengo licencia para conducir, no lo hago habitualmente. El trayecto que más realizo a lo largo del año es el de casa al aeropuerto y vuelta con el coche de mi padre. Lo demás, apenas conduzco. No lo echo de menos, por suerte vivo en una zona con buenas conexiones en transporte público y apenas necesito usar el privado. Por ello estoy…