A principios de mes escribía sobre la polémica de los becarios y el trabajo gratuito. La precarización del empleo, sobre todo joven, y la consecuencias que eso trae en un futuro a medio y largo plazo. A nadie le place trabajar gratis, a menos que sea para él mismo, por supuesto. Es el caso que voy a mencionar hoy, aunque no sea un trabajo propiamente dicho. Soy periodista, al menos es lo que me gusta pensar. Periodista que por circunstancias del mercado laboral ha tenido que reconvertirse en mercadólogo. Aún así, esa parte de contador de…