Que el mundo está mal no es algo que deba sorprendernos a estas alturas, lo que ya no es tan normal es que se trate de hacer algo para cambiarlo. Eso no significa que sea fácil, ni siquiera que se va a conseguir, significa que una pequeña acción como intentar algo es dar un báculo donde la gente pueda apoyarse mientras lo cambian poco a poco. Y tampoco digo qu eel Social Confirming lo vaya a cambiar, pero es un paso. El Social Confirming es el término sobre el que ha versado el AIR 2010, el eventeo que he disfrutado durante esta semana en Sevilla. ¿Qué es realmente esto? Una pregunta complicada, porque el Social Confirming es muchas cosas y muta dependiendo de la boca en la que pongas la palabra.

¿Es lo mismo para un empresario, un político, un estudiante o un parado? Está claro que no, el Social Confirming es como el viento, tú no lo puedes ver, pero notas sus efectos. Se trata de un concepto abstracto, que existe, no dudamos de ello, pero no se ve, aunque en breve podremos empezar a ver sus efectos. Y efectos importantes, un cambio interesante que trata de ir a más y mejor. Vengo diciendo desde hace tiempo que parte importante de casi todo en esta sociedad, por no decir que es lo fundamental, es la educación y, precisamente, hablamos de esto. Todos debemos de educarnos en un consumo más responsable, en una comunicación más elaborada y cuando digo todos, hablo del amplio espectro de la sociedad, desde los ciudadanos hasta las clase dirigentes, incluyendo empresas, sindicatos, etc.

El Social Confirming nace con una vocación de futuro, como un proyecto a consolidar, con una importancia relativamente pequeña, pero como dijo el ‘Joker’ “con grandes posibilidades de expandirse como la pólvora”. El AIR 2010 ha sido la chispa que ha prendido la mecha del cambio, es la primera y pequeña piedra que se desprende antes de la caída de un muro, es un comienzo y nosotros debemos de hacer el camino. ¿Cómo hacerlo? Es lo más sencillo del mundo, esto se basa en las microacciones, no vamos a cambiar el mundo a lo grande, no somos Barack Obama, no somos líderes de opinión, somos ciudadanos normales y corrientes (con nuestros más y nuestros menos), pequeñas acciones que significan mucho, por ejemplo el uso de materiales reciclados, evitar comprar productos que dañen el medio ambiente, tener en cuenta el respeto de las empresas a los derechos humanos… Son pequeñas cosas que nos pueden ayudar a cambiar el mundo.

Desde aquí, este espacio os animo a apoyar, fomentar y “mediatizar” el Social Confirming. Tu comunidad, tus hijos, mis nietos, todos te lo vamos a agradecer. El futuro te pertenece, está en tus manos, a tu alcance y el Social Confirming es un pequeño paso para cada individuo, pero saltos de gigante para asegurar el futuro.