Yo era de los que decían que esta temporada el Athletic no se iba a comer nada. Lo expuse en redes sociales y lo comenté bastante entre amigos y familiares. Creo que es momento de cambiar de opinión. Mejor dicho, de reconocer y asumir el error. El Athletic ha superado las previsiones de muchos y me ha callado la boca, con todas las de la ley. Escribo esto antes de dos importantes partidos en casa contra los rivales más fuertes de Madrid. Pase lo que pase, sigo pensando que me han callado la boca. Si, desgraciadamente, acabo teniendo razón y el Athletic no se clasifica para jugar en Europa, no diré “os lo dije”. Ese barco ya zarpó. Y no es que me suba a la euforia rojiblanca, simplemente me han hecho callar.

Arco de San Mamés / Josu Orbe (CC).

Arco de San Mamés / Josu Orbe (CC).

Al inicio de la temporada, allá por agosto, el equipo me resultaba un tanto flojo. Era pensar en el primer año de Bielsa y ver la plantilla sin Javi Martínez, excelente en el Bayern, Fernando Llorente o Fernando Amorebieta. Un conjunto menguado respecto al que dio tanta alegría y tristeza dos años antes. A eso se le añadía el recuerdo de lo que provocó la ausencia de Javi Martínez en la medular el año anterior. El equipo se desdibujó en el segundo año de Bielsa en el banquillo. Los fichajes no me parecieron, en su momento, un gran acierto. Beñat apuntaba maneras, Etxeita al banquillo, Sola no me convencía y Rico me parecía totalmente prescindible. El único con algo de interés por mi parte, además del exbético, era Balenziaga. Los rumores de la posible salida de Herrera el último día del mercado de fichajes me acabarón por convencer que al equipo le iba a costar la temporada.

En junio de 2013 el Athletic acabó arrastrándose por los campos de fútbol. No solo por el 0-1 contra el Levante en el último partido de oficial de San Mamés. Ni por el idéntico resultado contra la selección vizcaína. Lo mismo en el 2012 con las dos finales. Había mucha ilusión, pero los jugadores salieron dormidos y pasó lo que pasó. Los finales de temporada con Bielsa han sido para olvidar. Los chavales estaban fundidos físicamente por el estilo del argentino y eso provocó lo que provocó. A pesar del cambio de entrenador, los estilos son similares y pueden provocar esos bajones. Valverde es un entrenador que suele tener una vuelta sensiblemente mejor que la otra. No me inspiraba demasiada confianza.

Athletic-Celtic / Josu Orbe (CC).

Athletic-Celtic / Josu Orbe (CC).

La falta de fondo de armario y recambios de garantía en el banquillo me preocupaba. En caso de lesiones iba a ser complicado esbozar una alineación con fundamento para hacer frente a rivales de enjundia. La defensa estaba un poco pobre, el medio del campo surtido, pero descompensado. Arriba, polvora mojada. Aduriz no acabó fino la temporada anterior. Es un jugador de rachas y como coja una mala, podemos echarnos a temblar. Por otro lado, Kike Sola no es un delantero que meta muchos goles. En su mejor temporada (la pasada) solo llegó a 9 goles. Y Toquero demostró el año pasado que no puede jugar como nueve de referencia.

Pero me equivoqué. Totalmente. El equipo se encuentra cuarto en Liga. Tiene cinco puntos de ventaja con el Villarreal y está jugando bien al fútbol. Como muestra el 1-5 que le endosó a Osasuna en el Reyno El Sadar. El Athletic tiene gol. 6-1 al Almería, 4-2 al Valladolid y 1-5 al Osasuna en las últimas tres jornadas de Liga.  Bien es cierto que los delanteros no son los máximos goleadores y que San José, central, y Mikel Rico, mediocampista defensivo, son los dos de los jugadores con más goles del equipo. Dianas corales, desde las segundas líneas, pero dianas al fin y al cabo. Tras el partido del Valladolid y del Osasuna pude ver y apreciar en su justa medida la aportación de Aduriz al equipo. Igual no marca goles, pero los facilita.

El equipo ha sabido reinventarse y le queda mejor que lo visto hasta entonces. No lo digo solo porque estemos en el mejor puesto de la última década (y 15 años), también por el juego exhibido. Una bonita mezcla entre posesión y directo. A mi me gusta lo que hace Valverde y me parece que lo hace bien. Está sacando lo mejor de los jugadores disponibles. Rico está a un nivel impresionante. Iturraspe es un pilar básico. Laporte está como para que lo fiche el Barça (se rumorea). Hasta Gorka está cuajando buenas actuaciones. A excepción del partido en Osasuno que estuvo algo cantón. El Athletic funciona. Está a tope físicamente. Habrá que ver cómo acaba la temporada.

Wikimedia (CC).

Wikimedia (CC).

Y San Mamés. ¡Oh, San Mamés! 8 victorias en Liga y dos empates. El Celta, el Betis, el Rayo, el Barça, el Elche, el Valencia, el Levante o el Villarreal se han dejado puntos en La Catedral. Nadie ha conseguido ganar en 12 partidos. Tampoco en Copa. Igual esa imbatibilidad se rompe esta semana con las visitas desde la capital, pero se ha hecho un gran esfuerzo y fortín en evitarlo. San Mamés es, de nuevo, un jugador más del  equipo. No es solo un campo, es algo más, es La Catedral del fútbol.

Me gusta este Athletic, lo veo bien. Ojalá consiga aguantar en estos puestos de Champions hasta final de temporada. Y la siguiente, y la siguiente. Me encantaría ver a este equipo luchar por la Copa y, por qué no, por la Liga. Le falta recorrido, pero la cosa va por el buen camino. El Athletic Club empieza a crecerse. Va a por todas. Los partidos de esta semana, empezando por el de hoy, son importantísimos para descubrir hasta que punto los leones son candidatos a todo o a nada.