Solo por dar envidia os digo que a esta hora estaré volando desde Copenhague a Estocolmo en un viaje express que he tenido la suerte de disfrutar. Ya os comentaré cosillas de estas ciudades que he tenido el gusto de ver de manera muy rápida (menos de 24 en ambos casos). Hoy os quiero hablar del tema que ya dije la semana pasada. ¿Os acordáis de lo que NO debíais de hacer en Twitter si érais blogueras de moda? Pues hoy os traigo siete ejemplos de cuentas chachis. He intentado no repetir ninguna de los blogs que ya he citado en otros posts (I y II). Son todo tuiteras porque no sigo casi blogueros de moda masculinos, a excepción del siempre reseñable Charlie Cole (@glamournarcotic). Así que estas son mis siete elecciones para que las toméis como referencia.

Lucía Pardavilla (@soylua)

soylua

Periodista especializada en moda. Para empezar, lo hace bien. Habla de moda, pero también de otros temas de interés, incluída su vida. Genera contenido interesante, comparte enlaces que dan ganas de leer y crea conversaciones. Es muy interesante. Tuitera activa y con maña, fue la community manager oficial de las Jornadas de Blogs de Moda en el Museo del Traje, así que mal no se le debe de dar a la muchacha. Además, se sometió al cuestionario del Txoko.

Victoria Moyano (@missperschopped)

missperschopped

Esta blogger de moda se ha especializado en música y festivales. Lleva un lustro al lío y no le va mal. No es rara encontrársela disfrutando del FIB y mostrando la otra cara de los eventos musicales. Egoblogger, en parte, habla sobre todo un poco, especialmente moda, música y gastronomía. Se dedica profesionalmente al Social Media así que estamos ante otra experta en la materia.

Silvia Moya (@betrendy)

betrendy

Silvia es, en parte, una gurú en estos temas. No es raro que su nick, betrendy, salga en conversaciones sobre moda, blogs y Social Media. Es una referencia si hablamos de estos temas. Lo dicho, si quieres saber de moda y hablar de moda con alguien, Silvia Moya es una de las mejores opciones que vas a encontrar en la red del pájaro azul. Su blog sobre tendencias es muy recomendable.

Araceli Ocaña (@aribradshaw)

araceli-bradsahw

Araceli es una loca del Twitter. Pero dicho con cariño y admiración. Me encanta leerla y contestarla cuando puedo porque las cosas se suelen ir de madre si está por medio. Íntima amiga de otra gran fashion twitter como es Patricia @Shopaholicp, las cosas que le pasan a Ari solo le pasan a ella. Su blog es otra referencia. Bien escrito, muy ameno y con cosas de interés. Ari es un must en Twitter, de ahí tanto follower. Fijáos qué mal está que decidió contestar al cuestionario del Txoko.

Ana Lozano (@AnitaPatataFrit)

anitapatatafrit

El perfil de Ana Lozano es algo distinto al del resto. Al margen de la moda también toca otros temas como el del emprendimiento. De alguna manera me recuerda a @MariaBernalT. Aún así, apasionada de la moda y fan total de los selfies de ascensor. Ana es otra de esas referencias en cuestiones de moda que debes seguir si quieres estar al tanto de todo lo que sucede en el mundo de la moda y sus alrededores.

La Ratita Presumida (@rpresumida)

rpresumida

La Ratita Presumida o Rati es la única anónima de este repaso. De ella sabemos, por ejemplo, que tiene dos churumbeles (quién sabe si monstruos). Abarca temas más amplios además de la moda. Es fan confesa y total de las películas de tiros y explosiones en detrimento de, por ejemplo, comedias románticas. Un blog muy interesante con posts, por ejemplo, que aconsejan sobre cómo viajar con niños.

Malu (@inmybackstage)

inmybackstage

Por último, Malu. María (su nombre) tal vez sea el mejor reflejo de lo que quería expresar en el post de la semana pasada. Ella es egoblogger, pero utiliza el Twitter de manera que dan ganas de seguirla. No es muy activa, pero lo hace con cabeza. Aunque si sube sus típicas fotos de Instagram y tal, le da vidilla a su cuenta. Inseparable de otra María @RojoValentino, Malu disfruta como una enana de programas como Masterchef. Este es el tipo de Twitter que me interesa seguir de una egoblogger. ¡Enhorabuena, Malu!