En muchas ocasiones el cine se convierte en algo más que un simple entretenimiento y traspasa las pantallas. Muchas películas han inspirado a generaciones de jóvenes, tal es el caso de ‘Jurassic Park‘ que aumentó los paleontólogos. Y, en muchos casos, el periodismo se ha visto reflejado en la gran pantalla. Hoy os traigo una pequeña recopilación donde el mejor oficio del mundo y el séptimo arte se dan la mano para mostrar al espectador las bondades de ambos mundos.

Ciudadano Kane (1941)

Un clásico del cine y considerada por muchos como la mejor película de la historia. Escrita, dirigida y protagonizada por Orson Welles. Se trata de la primera película de Welles y, para muchos, su mejor obra. Trata de la vida de Charles Foster Kane, magnate de los medios de comunicación y, claramente, un personaje basado en William Randolph Hearst. Es, según muchos críticos y algún que otro profesor universitario, una parodia crítica sobre la vida y obra de Hearst, el impulsor, sino inventor, del sensacionalismo y la prensa amarilla.

Aunque en esta película no se vea el trabajo en una redacción o cómo funciona un medio por dentro, sí deja ver algunas de las artimañas de Kane para conseguir una potente industria periodística a principios del siglo XX. De hecho, se podría decir que la película se basa en el trabajo de unos periodistas que quieren saber más sobre la vida de CFK. Así, se ve un lado distinto del oficio, la vida de un gran magnate, como si se hiciese ahora el biopic de Rupert Murdoch.

Como digo, se trata de uno de los clásicos del cine de todos los tiempos y ha sido muy alabado y homenajeado. Desde un capítulo de ‘Los Simpsons‘, donde Charles Foster Kane es encarnado en Charles Montgomery Burns, o la película ‘RKO 281‘ (1999) donde se dramatiza el rodaje de la película y se ve la relación de Welles y Hearst. Visionado obligatorio.

Primera plana (1974)

Esta comedia de Billy Wilder nos muestra una versión paródica del trabajo del periodista. El director del Chicago Examiner, interpretado por Walter Mathau, envía a Hildy Johnson (Jack Lemmon) a cubrir el ahorcamiento de un preso acusado de asesinar a un policía. Se da la circunstancia que Hildy va a casarse con una pianista y tiene intención de irse de la ciudad. El argumento es bastante simple, pero la crítica implícita en la cinta no lo es tanto.

Recuerdo que esta película nos la pusieron en clase y, lejos de quedarse obsoleta, su mensaje cala y se mantiene. Han pasado casi 40 años de su estreno y aún se sigue poniendo en las facultades de periodismo, un claro ejemplo de la vigencia del mensaje. Este film es una crítica a las malas prácticas periodísticas. En pantalla podemos ver que la prensa no siempre es veraz o rigurosa y que tan solo busca la mayor exclusiva y la venta de periódicos. También se retrata que algunos periodistas basan su trabajo en el esfuerzo de los demás y ‘disfrutan’ de la vida.

Una crítica antigua con valor actual. Además, no deja de ser una buena y divertida comedia con la que se puede pasar un buen rato. Película con mensaje.

Todos los hombres del presidente (1976)

Prácticamente todo el mundo conoce la historia del ‘caso Watergate’, en el que dos periodistas, Woodward y Bernstein, destaparon una trama de espionaje político que implicaba al mismísimo presidente de los Estados Unidos Richard Nixon. Y es lo que cuenta esta película dirigida por Alan J. Pakula y protagonizada por Robert Redford y Dustin Hoffman. Está basada en el libro que escribieron estos dos periodistas narrando la investigación periodística que realizaron.

Se trata de el mayor ejemplo de periodismo de investigación y, seguramente, el que todo periodista o estudiante querría realizar. De hecho, por si alguien no lo sabe, los reportajes de Bernstein y Woodward en ‘The Washington Post‘ acabaron por provocar la dimisión de Nixon. Se trata del único presidente de EEUU que ha dimitido.

La película también deja ver las tensiones en la dirección del periódico para seguir la investigación y publicar lo que tenían entre manos. La información que manejaron en el Post era demasiado delicada y su tratamiento e implicaciones debieron de ser muy discutidas. Todo eso se narra en esta cinta que se hizo con cuatro premios Oscar, incluído mejor guión.

Buenas noches y buena suerte (2005)

Fuente: Cinépatas

Basada en hechos reales y rodada en blanco y negro, ‘Buenas noches y buena suerte’  se trata de un proyecto de George Clooney. El exmédico de ‘ER’ coescribe y dirige esta película que cuenta el conflicto que tuvo el periodista Edward R. Murrow con el senador Joseph McCarthy. Está ambientada en los primeros años del periodismo televisivo cuando Murrow dirigía y presentaba un programa en horario de máxima audiencia sobre reportajes periodísticos. En varios de ellos arremete contra el senador acusándolo de mentiroso y eso provoca una confrontación.

La película destaca el papel de la prensa en la sociedad y cómo las empresas televisivas prefieren no arriegar los anunciantes a tener la verdad o un buen producto. Vuelve a pasar algo parecido como en ‘Primera plana‘, el dinero importa más que la verdad, aunque nos trasladamos de la redacción de un periódico a la redacción de un programa de televisión. También se puede considerar un canto a la libertad de expresión y una crítica a los años oscuros que se vivieron en los Estados Unidos con la psicosis comunista en la década de los 50.

Rescata lo básico y primordial del periodismo, la búsqueda de la verdad, y lo antepone a todos los obstáculos que salen al paso para evitarlo. Personalmente es una de las películas de George Clooney que más me gustan y eso que me gustan bastantes de él.

La sombra del cazador (2007)

Fuente: iMDb

Otra de las que me pusieron y vi en clase. Ambientada en la antigua Yugoslavia, cuenta la historia de Simon Hunt (Richard Gere), un periodista venido a menos, su cámara Dick (Terence Howard) y un becario (Jesse Eisenberg) que buscan a un criminal de guerra serbio apodado ‘el zorro’. He leído críticas que hablan de topicazos, como dice @petezin, y es posible, pero no deja de ser una película entretenida.

A nosotros nos la pusieron en la asignatura de deontología para ver si seríamos capaces de hacer lo que hacen los protagonistas para conseguir una historia. Quizá sea la película más floja de las siete, pero no deja de ser curiosa y entretenida. Además tiene algunos puntos interesantes y, si bien no consigue remover conciencias, hace que puedas pasar el rato.

Creo que se trata de un intento del siglo XXI, con más acción, de reproducir algo parecido a ‘Todos los hombres del presidente‘, pero que no lo consigue.

El desafío: Frost contra Nixon (2008)

Quiero que quede claro que no lo es, pero podría pasar como secuela de ‘Todos los hombres del presidente‘, pues cuenta otros hechos pero con el mismo fondo, el ‘caso Watergate’. Basada en hechos reales, las cuatro entrevistas que David Frost le hizo a Richard Nixon, es una adaptación de una obra de teatro. Transcurre tres años después de la dimisión del presidente.

Es una película de detectives que escarban en el pasado de Nixon para preparar bien la entrevista. Muestra el trabajo de documentación que llevan las entrevistas y, más, en este caso, la entrevista más buscada por todos los periodistas de la época. Tiene toques de humor y está muy bien ambientada y también muestra los procesos para aceptar o rechazar producciones televisivas en aquella época, que supongo no se diferenciarán tanto de hoy día.

Una cinta que muestra todo lo que conlleva una entrevista y el poder que puede tener para recuperar o destruir una figura mediática. Se muestra la importancia del trabajo del periodista en pos de descubrir y divulgar la verdad, en este caso la del escándalo Watergate.

La sombra del poder (2009)

Fuente: iMDb

 Es un thriller periodístico muy entretenido. Es de las pocas películas que he mencionado que no tienen una base real. Narra la investigación de los periodistas Cal McCaffrey (Russell Crowe) y Della Fray (Rachel McAdams) sobre la muerte de una ayudante del congresista Stephen Collins (Ben Afflect) amigo de la universidad de McCaffrey. Una historia interesante, que engancha y muestra el trabajo en un periódico hoy día.

Se muestra a Cal como un dinosaurio, que utiliza un ordenador anticuado, y a Della como una periodista más moderna. Es el contraste entre el papel y la web y las distintas formas que tienen de trabajar y conseguir fuentes. Es una película interesante porque también se puede ver la crisis de los periódicos y los problemas que acarrea. Algunas escenas permiten ver que la directora (Hellen Mirren) tiene que reconvertir el periódico para conseguir sobrevivir.

Una buena historia de periodistas que engancha y atrapa. Más de uno se verá reflejado en la piel de Crowe o McAdams. Es una película que se disfruta y, además, permite ver el trabajo en un medio moderno.