Hoy, si pudiéramos sentir el poder de la Blog-Fuerza sentiríamos una gran perturbación. Hoy es el día en que entran en funcionamiento los blogs de clase. Hoy es un día para decir Maestro, siento una perturbación en la Fuerza. A ver como transcurre el  Periodismo Grupo 16´s Blog Day. 

El día para mi ha sido raro, he madrugado (cosa super rara) y he ido de compras al Ballonti (un centro comercial en la otra margen, de donde es Anur), he comprado una camiseta, una sudadera y unos calcetines. Chorradas, pero con algo hay que rellenar el blog.

Ahora mismo estoy enganchado al libro de Haruki Murakami, Kafka en la orilla”, me encanta ese escritor, desde que leí Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Son libros muy raros, raramente ambientados fuera de Japón y todos transcurren en la segunda mitad del siglo XX, una vez finalizada la II Guerra Mundial. Este libro trata sobre un joven de 15 años, llamado Kafka Tamura, que se escapa de casa. No voy a contar más, pero es un libro que me tiene enganchado y según mi madre (que ya se lo leyó antes) acaba enganchando de una manera bestial.

El señor de Historia ya empieza a pasarse un poquillo. A mi el ritmo que lleva o cómo da la clase me da igual, aunque me destroce las manos intentando teclear todo lo que este buen hombre va diciendo. El problema es que ahora (a parte del trabajo voluntario, que me arrepentiré de hacerlo) toca leerse un libro y hacer la recesión. Eso lo sabía desde que empecé el curso (o desde que vi el programa vamos), pero es que me da pereza ponerme a leer el libro. El que he elegido (aunque Nagore lo vió primero y se le adjudica a ella) es El gran manipulador. La gran mentira cotidiana de Franco, una biografía del Caudillo. Es el más corto (y seguramente barato), así que lo leeré. Ayer fuimos Nagore y yo a buscarlo a la librería y no lo tenían, tuvimos que pedirlo y lo que más me chocó fue que cuando los tengan me mandarán un sms al móvil para informarme de ello. Están en todo los de la librería.

Y con esta entrada tonta (pero que sirve para rellenar) me despido, pero despedir del sentido de adios, no del sentido de a la p**a calle, que tampoco tengo ningún trabajo del que me puedan despedir. Además si me despidiese sería dimisión y yo no dimito, que si no no cobro el finiquito xDD. Bueno, que me he liado. Agur