Tengo la sensación de que no estoy llevando bien esto del blogueo, es una sensación que tengo, no digo que sea una realidad. La sensación es que es demasiado pesado y tengo poco que contar a parte de las reflexiones en tono de “humor” que vengo haciendo desde hace varios días. Quizás es que mi estilo de redacción sea demasiado pesado, pero el caso es ese, me da que no lo estoy llevando del todo bien.

He estado pensado en trasladar este blog a WordPress. Las razones son simples, WordPress me parece un hosting más profesional que este que uso, aunque ya haya hecho una pequeña mudanza, para preparar mi posible llegada, no me acaba de convencer del todo, pero ni uno, ni otro, así que no sé que haré.

____________________________________________________________________________________________


Trofeos de caza

Hoy iba andando por la calle, a mi ritmo, tal y como me gusta, spy feliz andando por la calle, no canto ni nada de eso, que esto no es un musical donde la gente se pone a cantar de imprevisto, empiezan a aparecer personas de la nada con una coreografía super-ensallada y suena la música de nosedonde. No, mi vida no es un musical, aunque esté escribiendo uno basandome en ella.

<- Calle por la que suelo pasear

El caso es que yo iba por la calle e iba con la cabeza gacha, mirando al suelo, buscando casa a los billetes y monedas huérfanos de la gente y es entonces cuando oigo que me llaman “Álvaro, Álvaro” decía la voz, (no eran las de mi cabeza, ellas ya no me llaman, solo me ordenan), levanto la cabeza y veo que me dicen “adios” y se despide con la mano. ¿A qué se debe?, quiero decir, tú ves a una persona que va a lo suyo, andando por la calle, ¿para qué tienes que molestarla y decirle “hola”?, ¿por educación?, a la mierda la educación. Yo me imagino a la gente que sale a pasear y de vuelta a casa escribe en un cuaderno las personas que ha visto y le han saludado: “hoy han sido 10, vamos lejos del record”.

No le encuentro otro sentido a eso de saludar, porque hay veces que tú te fijas en sa persona y vas mirando a otro lado, intentando hablar por el móvil o cualquiera que sea tu forma de escaqueo favorita y te gritan y te llaman para que les saludes, en algunos casos llegan a variar su ruta sólo para darte una palmadita en la espalda y tener una conversación del tipo de:

Ey, ey, ¿no me has oído?
– ¿Eh?, no que va.- de mientras piensas: “claro que sí, por eso me iba
– Es que vas a lo tuyo y eso no puede ser.- “¿porqué no puede ser?, no ves que no quiero saludarte, que eres un gilipollas?
– Sí, es que ando ocupado, ya sabes de aquí a alla, de arriba a bajo, esas cosas.- “la próxima vez me invento una excusa más creible”
– Sí, te entiendo, yo también ando igual. – “mira al trolas este, que está ocupado, si es un sin vida social
– ¿Y qué tal la vida?, hace tiempo que no te veía.- “joder y ahora le han dado cuerda, lo mejor es largarme de aquí
– Oye, que me tengo que ir, ya hablaremos e iremos a tomarnos algo.- “más quisieras
– Vale, tranquilo, ¿tienes mi número?
– Sí.- “no
– Pues perfecto, venga tío, adeu
– Adios.- “síííííííí, por fin se larga el plasta este

Y esto me recuerda a la hipocresía de la gente, que piensa una cosa y dice otra. Algunas veces la hipocresía está bien, otras es una putada porque te metes en movidas que no deberías de haberte involucrado sólo por ser educado. Y volvemos con la educación, como he dicho antes, a la mierda con ella, que bien que se cuelan las viejas en las colas, si nosotros hacemos eso (que somos los que les vamos a pagar la pensión y mantenerles) nos dicen de todo, pero como ellos peinan canas, ya pueden hacer lo que quieran, ¿no? Pues no, se van a enterar los jubilados, voy a tener su misma educación y ya se la pueden ir metiendo por el cu** los hi*** de p*** , jubilados de mi***a. Sólo mantendré mi educación con los que me respeten, pero no más. JUBILADOS DEL MUNDO, YA TENEÍS UN ENEMIGO*

En cuanto a vosotros, hasta la próxima actualización. Volvemos en un trix

* Mensaje de la Asociación Contra Ancianas/os Tocapelotas (ACAT)