En Bizkaia hay dos cosas sagradas: el Athletic la Amatxu de Begoña. Alguno podría argumentar que el PNV también se encuentra en esa tribuna formando el triunvirato del buen vizcaíno, pero no quiero hablar de política en este momento. A medida que va perdiendo fuerza la vertiente religiosa de la sociedad vasca contemporánea, el Athletic se queda como único estamento que mantiene una liturgia y seguimiento cercano al religioso. Por algo el club de fútbol local de Bilbao juega en la Catedral. Para Bilbao y toda Bizkaia, el Athletic significa algo más que fútbol. Y así se hace sentir cada vez que hay partido. Y así quiere que siga siendo por muchos años.

El pasado jueves nos invitaron a un grupo de blogueros a una gastroexperiencia en el restaurante de San Mamés (San Mamés Jatetxea, que significa eso mismo, pero en euskera). Además de sentarnos a cenar bien, que ya lo contaré mañana en el Txoko, nos hicieron  una visita guiada por el anillo VIP del nuevo feudo rojiblanco. La nueva Catedral del fútbol español tiene una zona para los más pudientes donde el fútbol se disfruta de otra manera. Todo esto lo he visto ya en ‘Los Simpson’, pero no está mal vivirlo por una vez en primera persona.

Uno de los ‘bares’ del anillo VIP. / Imagen de Gure Sukalkintza (@CocinaBizkaia)

El área VIP ocupa todo el anillo medio del campo de fútbol. En la panorámica que encabeza este post se puede ver, más o menos, la ubicación de esta zona. Un anillo abierto en días de partido, que contiene el citado restaurante y el sport bar o taberna La Campa de los Ingleses. Este bar es de acceso público, por lo que se trata de una manera muy interesante de ver el nuevo campo (para el que no lo conozca) fuera del ambiente de partido. Como decía, el anillo se abre en días de partido para facilitar la libre circulación de los asistentes a esta parte del campo. Aún así, se distribuye en cinco espacios o recintos diferentes: Norte, Sur, Este, Corner Norte, Corner Sur y Boulevard. Cada zona tiene sus características.

La foto del viejo San Mamés (2014) y otros éxitos del club decoran las paredes de este nuevo área VIP.

A todos nos sorprendió encontrar un pequeño auditorio para 400 personas con las butacas colgadas del techo de una forma muy original y que, estéticamente, quedaba muy bien. Diseño funcional. Esa es la zona Norte. Cuenta con su bar y es una de las zonas más pegadas al restaurante. Ideal para celebraciones de empresa. Desde el Athletic nos dijeron que si tenían bastante ocupación. El resto de zonas, eran similares, aunque sin la capacidad de montar el pequeño auditorio.

La barra está bien surtida para cualquier contingencia.

También pudimos ver alguno de los palcos privados que tienen las empresas para agasajar a sus clientes. Unos palcos bien montados, con aspecto exterior de contenedores de barcos. Esto es debido, según nos explicaron, a un claro homenaje a la marina mercante. Los marineros ingleses que atracaban en la zona donde hoy está el Guggenheim, bajaban ahí a jugar al fútbol. En esa zona, la Campa de los Ingleses (también cementerio) se empezó a jugar al futbol en Bilbao. Ese es el homenaje y guiño que han querido hacer desde el Athletic para esa parte de la decoración. Y queda bastante bien, la verdad.

Uno de los palcos, este era de los pequeños.

Mención aparte merecen los baños. Aproveche para ir en un par de ocasiones y los migitorios tienen encima una portada de periódico enmarcada recordando los grandes momentos del club. Desde sus grandes figuras como Iribar, Pichichi, Gainza, los títulos de los 80 o el Centenario están reflejados en las zonas de esparcimento del área VIP y también en los baños. Para que nunca dejemos de recordar de donde venimos y sepamos a ciencia cierta hacia donde nos dirigimos.

Recuerdos de leyenda.

Tengo que decir que después de ver esta zona, entiendo las feas imágenes de asientos vacíos y zona desierta que se ve desde el campo y la televisión. Sí, me gustaría vivir una experiencia de este tipo alguna vez. La entrada más barata (al menos para el siguiente partido, de la Europa League contra el Apoel) es de 180€. Eso sí, como reza la publicidad del San Mamés VIP Area son “partidos de 4 horas”. El recinto se abre una hora y media antes del partido y se cierra una después. Por lo que hay tiempo para disfrutar de todo el recinto y la parte gastronómica, de la que hablaré mañana en su debido foro. Como aficionado del Athletic, me entristece un poco esta manera de ver el fútbol. De hecho, supone la tercera fuente de ingresos del club (después de las cuotas de los socios y los derechos televisivos). El dinero pervirtiendo el fútbol en su máximo esplendor. Para mi el fútbol es otra cosa y San Mamés es lo que sucede encima y debajo de este anillo. Aún así, como recinto para eventos y fiestas, me parece un emplazamiento ideal e idílico. Odio eterno al fútbol moderno.

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?