Soy un hombre retro, me gusta lo antiguo o no excesivamente moderno. Al menos en la parte externa, el interior puede tener maquinaria del siglo XXVI si quiere, cuando hablo de esto me refiero a objetos, no a personas xDD. Me encantan los emuladores de consolas antiguas, los teléfonos de disco, esos típicos de los 60, 70, 80 y 90, ya sabéis, adoro las calculadoras tochonas que parecen sacadas de una central nuclear y en su interior reside una pila de plutonio. Me encanta todo ese tipo de cosas. Y quizás por eso sea un enamorado del tren, el viejo medio de transporte que ayudó en la conquista del Oeste, los kilómetros de vías sin nada cerca solo vegetación y/o desierto, tracatrá…

Ahora Renfe hace un 60% de descuento al comprar sus billetes online

Y resulta que ahora vivimos la segunda juventud del viejo tren, en pleno siglo XXI, donde los coches volarían y los individuos viviríamos en la Luna o en Marte, volvemos a hacer uso del viejo tren, aunque renovado, reformado, adaptado a la época en la que vivimos. En vez de prostitutas para los saloons, nuevos sheriffs para el pueblo o familias, trasladan ejecutivos y turistas, en vez de llegar con dificultad, y siendo todo un logro, a los 100 km/h., se viaja a una velocidad de 300 kmh. El tren está tomando ventaja al avión, el viejo medio terrestre ha sabido renovarse y convertirse en un medio de transporte eficaz, fiable y ecológico, con lo que importa en estos últimos tiempos. Las ventajas creo que todos las conocemos, ¿no? Para mi algunas de ellas son; el precio, la comodidad, que esté en el centro de la ciudad y últimamente la velocidad. Hablo por supuesto del tren de largas distancias, preferiblemente de alta velocidad, pero eso no impide disfrutar de sabor añejo al enbarcarte en un viaje ferroviario.

Me siento orgulloso de tener la red que tenemos en este país, de que los estadounidenses otrora poseedores del título de país ferroviario vengan a ver cómo son nuestras infraestructuras para tratar de implantarlas en su país. Lo admito, desde aquí, ahora que puedo, yo soy hombre de tren, soy trenéfilo.

Y vosotros qué preferís (WiZaRd_ ya sé que su moto): ¿avión, coche o tren?

Un saludo.