En una de esas crisis de creatividad, por desgracia algo frecuente en mi caso últimamente, me estaba preguntando sobre que podría escribir un post. En el Txoko lo tengo algo más sencillo. El problema, al fin y al cabo, me lo he creado yo solito al montar tanto blog paralelo (no es un insulto para ti, querido lector). Uno de gastronomía, otro de jueguicos, el microblog de cine y un cuarto, aparte, sobre mercadología (o marketing, para entendernos). Así que me quedo sin ideas para escribir aquí.

He estado leyendo hace un rato un interesante texto en Médium escrito por @cafeteroot sobre la motivación para hacer cosas de los blogueros. En muchos casos, simplemente es para luego contar algo. Me he sentido bastante identificado con lo escrito en ese post. Tengo una lista de restaurantes y/o locales que quiero probar en Bilbao para poder contarlo. Qué le voy a hacer, me gusta escribir, soy periodista.

Juraría que la pregunta que titula el post de hoy ya me la he hecho en este mismo foro y he acabado respondiendo. Me conozco lo suficiente para saber que lo que dije y lo que digo ha cambiado bastante. Habrán pasado años desde ese teórico texto y las personas cambian, así como las mentalidades y pensamientos. Además,mesita el inconveniente de que yo no recuerdo, ni reconozco mis textos. Así voy por la vida, escribiendo y no reconociendo los párrafos escritos.

Al final, me he dado cuenta que no escribo tanto como pensaba, ni cómo me gustaría. Me he planteado alguna vez la posibilidad de escribir una novela, pero no soy de textos largos. Antes de lanzarme al fantástico mundo editorial de ficción (o de la autoedición, que no quedaría otra) casi preferiría empezar con un gran reportaje (como género, no como calificativo, aunque molaría) o un ensayo. Todavía no he encontrado un tema poco manido sobre el que me apetezca meterme en serio. 

Todo esto me lleva a pensar en por qué escribimos. Cuatro párrafos antes de empezar a responder a la pregunta del título. Lo que nunca se debe hacer en una entrevista periodística. Evidentemente, la respuesta sencilla y clara es “porque me gusta”. Me gusta juntar letras y que salgan textos. También me gusta leer, aunque no mis propias palabras, por lo que acabo siempre con alguna falta o errata por la falta de repaso. En segunda instancia, supongo, estará la de dar a conocer cosas que me gustan o qué sé. Expandir el conocimiento, aunque suene muy presuntuoso por mi parte.

Me gusta escribir, como he dicho, y me gustaría poder ganarme la vida con ello. Por eso estudié Periodismo. Ahí me enseñaron unas cuantas reglas, que al final no sigo, para mejorar los textos. Si son buenos o no, lo juzgará otro. Yo por lo pronto, no paro. Entre Pirendo, el Txoko y el Polígono del Marketing tengo suficiente para cada semana. Lo que más me reconcome es no cuidar el blog tanto como me gustaría. Son 10 años con él y, como diría Piqué, contigo empezó todo. En resumen, la respuesta a la pregunta es, simplemente, porque me encanta.