Esta es una idea que me da vueltas por la cabeza de vez en cuando. Tengo la intención de escribir tres posts semanales en este blog. Lunes (hoy), miércoles y viernes. También me gusta escribir otros dos en el Txoko de Bori (martes y jueves). Además de otros blogs en los que colaboro. En el Txoko no suelo tener demasiados problemas, un cuestionario y una reseña. En caso de no haber de una o de otra, siempre se puede improvisar algo, aunque no es muy complicado. De hecho, me he dado cuenta que puedo escribir sin problemas más de 1000 palabras sobre un restaurante, lo cual es genial. Las dificultades las encuentro a la hora de escribir en este blog. Demasiados días, pocos temas. Más en verano.

Fuente: 40 de fiebre (CC).

Fuente: 40 de fiebre (CC).

 

A todo lo anterior hay que añadir las manías que tengo. No me gusta escribir menos de cuatro párrafos y la extensión mínima son 300 palabras según el contador de WordPress. Tampoco quiero llenar esto de listas y me propongo hacer, como mucho, una a la semana. Así que muchos temas se ven limitados por esa norma. Algunas ideas las voy apuntando, pero a la hora de escribir no me resultan tan atractivas y los dejo en la nevera. Así me planto delante del editor en blanco y no sé qué escribir.

Algunas de las rutinas que intento cultivar para refrescar el listado incluyen el buceo en redes sociales y la curación de contenidos vía agregadores de RSS. Pocas veces me funcionan, la verdad. Tiendo a pensar mejor con el movimiento (pensamiento cinético), pero escribo por las mañanas o por las noches y no me suele apetecer demasiado cambiar el pijama por el traje de paseo. No me suele quedar más remedio que seguir indagando el blogs o forzar la cabeza con una retahíla de temas a ver qué sale. Suele ser complicado. A veces pedir ayuda es una buena solución, otras te encuentras con ideas parecidas a las ya desechadas.

¿Y si escribo sobre eso? No, poca información. ¿Y sobre aquello? No, muy visto. ¿Y si le doy un nuevo enfoque a eso otro? Nah, no interesa. ¿Y una lista? Buff, ¿otra? Hay días que lo dejo por imposible y como ya tengo preparados los otros me centro en planear el siguiente post y republicar en redes contenido antiguo, por darle salida. Otras tengo una idea y en un rato que me pongo lo escribo. Últimamente siento que me cuesta más escribir y lo que sale no es del todo fluído. Antes tardaba menos y quedaba mejor, pero bueno, eso es algo que no lo juzgo yo.

¿Qué hacéis vosotros cuando os llegan épocas de sequía? ¿Abandonáis vuestras bitácoras cual @carballo? ¿Forzáis el tema? ¿Hacéis listados o recopilaciones como @ClaraAvilaC? Me interesa saberlo porque nunca se sabe cuándo va a llegar el siguiente periodo de bajón. Por suerte tengo pensado algo hasta el jueves, pero ya no sé qué haré el viernes… Igual me planteo reducir el ritmo, tal vez me anime a crear secciones nuevas y sencillas. Ya veré. Por lo pronto he escrito un post sobre qué hacer cuando no se te ocurre nada para escribir. Algo es algo…