Menuda la ha montado Zapatero con el cambio de gobierno. El cambio que menos ha gustado, al menos en Internet, ha sido el del ministerio de Cultura. Al parecer la nueva ministra, Ángeles González-Sinde, es una radical. Según he leído en varios blogs y sobre todo en la página principal de Bitácoras.com, esta mujer está a favor de los derechos de autor y en contra de la descarga en Internet, para lo cual quiere imponer un modelo similar al proyecto francés de tres avisos. Proyecto que, por cierto, ha sido rechazado en Francia para desgracia de Sarkozy y júbilo de muchos internautas. A propósito de todo esto, sobretodo de los derechos de autor, me fastidia una política tan centrada en el beneficio de los grandes. En cuestión de música, los artistas casi no reciben ganancias por la grabación de los discos, los ingresos los reciben directamente de los conciertos, al menos los pequeños artistas, que personalmente son a los que más reparo me da piratear. Luego están los amigos del cine, la industria del cine se basa fundamentalmente en los productores que ponen el dinero y en el que pueden recaudar, así que los actores tienen ganadas sus habas, sea o no taquillera la película, les pagan antes de empezar. El resto del equipo, sobretodo guionistas, cámaras, maquilladores, etc., son los que más sufren y los que menos cobran, por ellos, nuevamente da reparo el “piratear”. Además si compras el DVD el dinero no va a ir para ellos, si no para el productor, así que comprar películas originales no ayuda. En el caso de algunas películas, y de casi todo el cine español, deberían de ser pirateadas para hundirles el negocio y que no insulte la inteligencia del público incitando a ir a ver “eso”.

El caso de los libros y videojuegos la cosa es distinta. Los libros no se piratean en grandes cantidades porque son incómodos, la gente prefiere el papel y poder tocar el libro que imprimirlo o leerlo en una pantalla. En el caso de los videojuegos, éstos están orientados al público que más descarga ilegalmente, pero muchos de ellos están dispuestos a comprarlos si tienen un precio aceptable, se dice, y de manera acertada, que la mejor medida antipiratería es un bajo precio. Así que todo el tema de la nueva ministra y la “política” que en teoría va a realizar me fastidia, protegiendo a los grandes y no dando facilidades a los pequeños para darse a conocer. OpenOffice.org, Linux, Jamendo, son tres ejemplos claros de pequeños venidos a más que no reciben tanta protección como los grandes y todo porque no generan beneficios.

Cambiando de tema, ya he acabado el último libro de Haruki Murakami que me estaba leyendo, After Dark, y en breve haré un comentario más o menos amplio de lo que me ha parecido el libro, por ahora sólo voy a decir que me ha gustado, y mucho. Ahora he empezado con Diario de las estrellas de Stanislaw Lem, al parecer es definida como una comedia cósmica, y tiene razón, pocos libros me han parecido tan interesantes y divertidos como este tras leer tan solo 30 páginas. Cuando acabe haré una review. Tengo también pendiente la de V de Vendetta y Watchmen, tanto el cómic como la película.

Adelanto que ya mañana hablaré de cómo fue la grabación y pondré algunas fotos de ella, sólo digo, a modo de trailer, que parece que habrá que repetir. Pero eso será mañana, por hoy ya he terminado.

Un saludo.