Tengo varias entradas ya pensadas para actualizar. Casi casi hasta llegar a las 100, aún así no lo tengo del todo planeado. Hoy quiero hablaros de los podcasts

Llevo tiempo queriendo hacer un podcast, pero es que hacerlo solo es un poco triste y puede llegar a ser un coñazo (y más con la voz que yo tengo xD). Pero pongámonos serios, ¿qué es un podcast? Pues por no usar siempre las definiciones de la Wikipedia, usaré la que viene en una web de podcasts, Podcastellano.com. Ahí os la dejo:

Según la Wikipedia, podcasting consiste en crear archivos de sonido (generalmente en MP3 u OGG) y poder subscribirse mediante un archivo RSS de manera que permita que un programa lo descargue para que el usuario lo escuche en el momento que quiera, generalmente en un reproductor portátil. También se señala que se asemeja a una suscripción a una revista hablada en la que recibimos los programas a través de Internet.

Las principales ventajas del podcasting frente a la simple colocación de archivos de sonido en una página web es la sindicación, es decir, la posibilidad de que un programa o un servicio web recuerde visitar cada cierto tiempo las fuentes y comprobar si hay archivos nuevos que descargarse para escuchar.

Frente al streaming, o retransmisión de sonido mediante Internet, el podcasting ofrece independencia, movilidad y libertad de horario. Es decir, se puede oir en cualquier dispositivo portátil que reproduzca MP3 (o el formato elegido), en cualquier lugar, sin limitaciones de cobertura o conexión a la Red, y en cualquier momento, ya que está grabado.

El término podcast no se sabe de dónde viene, aunque algunos tienen la teoría de que proviene de los términos ingleses broadcast e iPod, aunque nuestra amiga la Wikipedia nos lo desmiente.

Diciéndolo simple y llanamente los podcasts son programas de radio para llevar. Gente que decide hacer una especie de programa de radio para poder escucharlo en cualquier lugar. De hecho se parece bastante a lo que comúnmente conocemos como radio. Es más cadenas de radio de ámbito nacional como por ejemplo Cadena Ser, Onda Cero o la cadena más querida por todo el mundo, la cadena del amor, de la paz, de la amistad y sobretodo de Zapatero, la cadena COPE. Programas como El Larguero, La Rosa de los Vientos, La Linterna, Hora 25, Al Primer Toque… Casi todos los programas de estas tres cadenas (para empezar) puedes descargarlos y escucharlos cuando más te apetezca o cuando mejor te venga. La radio, ese medio tan efímero se

hace permanente, se hace eterno, gracias a este nuevo método de distribución y consumo de “ondas”.

Normalmente, los podcasts están comprimidos en el archiconocido y extensamente difundido mp3, que cualquier reproductor de música digital pueden reproducirlo, valga la redundancia. A parte de los programas de radio de las cadenas más conocidas podemos encontrar otros podcasts de cadenas menos conocidas o locales. Incluso de gente que no trabaja en la radio, pero le interesa hacer un programa. Podemos decir que los podcasts nos dej
an hacer radio a nuestra manera. La podemos hacer directamente desde la comodidad del sofá de nuestra casa y la pueden escuchar tranquilamente desde
Australia. Ésta es la magia del podcasting. Como dato añadido decir que la retransmisión casera de radio en FM (frecuencia modulada), la que usa las cadenas de radio, en España es ilegal.

La gran mayoría de podcasts están hechos bajo una licencia de Creative Commons, y toda la música contenida en ellos también. Excepto las cadenas de radio, que ellas pagan un cupo al señor de la SGAE y pueden reproducir canciones conocidas. Aquellos podcasters (los que hacen los podcasts) que lo hacen desde su casa pueden contribuir a que se conozcan cantantes bajo la licencia Creative Commons y por tanto cumplir con la filosofía de estas licencias.

¿Dónde podemos encontrar estos archivos de audio? Muy fácil, si tenéis el iTunes, en la propia Apple Store, gratuitamente (que esa es la gracia del podcast, que sea gratis) podrás encontrar una gama pequeña-media de los mejores podcasts en castellano. La gran mayoría de los que se encuentran en Internet son en la lengua de Roosevelt (por no poner siempre Shakespeare). Yo tengo la manía de escucharlos siempre en castellano de España, por lo que me desesperan los que están hechos por latino americanos, no me hago a ellos. Los hechos en España son más difíciles de encontrar, pero aún así suelen ser de mayor calidad.

Ahora os dejo las páginas de los podcasts más interesantes a mi juicio. Son los que yo normalmente escucho, claro que mis gustos no son los mismos que los que podéis tener vosotros, eso lo tengo en cuenta, por ello os dejaré un listado grande de podcasts.

Ahora os dejo con los listados más importantes de podcasts. Por cierto, yo que soy acérrimo de los reproductores y cacharros de la marca Creative soy más partidario de los denominados zencasts, los podcasts de la gama ZEN, marca de mi reproductor.

Y con esta chapa que seguro que os importa lo que a mi el interesante mundo de las baldosas de baño, os dejo. ya me contaréis si habéis escuchado los podcasts y si os han gustado.

Un saludillo