La foto es de Clases de Periodismo

El ERE de ‘El País’ es toda una declaración de intenciones de Cebrián. Monta un nuevo medio, vía EE UU y Arianna Huffington, y despide a una parte importante de la plantilla de uno de los buques insignia de PRISA. Periodismo low cost en su máximo esplendor. No tengo nada en contra del Huffington Post, de hecho, ya no lo leo. No me importa tanto que se haga un periódico a cambio de visibilidad. Pero crear un agregador de contenido y llamarlo periodismo es una cosa bien distinta. El low cost ya está aquí. El modelo español llevado más allá. Ya no es solo que uno trabaja y tres miran, ahora esos tres se hacen eco y lo publican en su sitio web y se comen la publicidad.

Ayer surgió la noticia del nacimiento de un nuevo medio digital. Otro más. Al lavado de cara de Gara, Naiz.info, se le han sumado unos cuantos. Proyectos nacidos de las cenizas de otros periódicos como ‘Público’. Más Público, Materia, eldiario.es o el recién presentado hoy infoLibre.es. Hasta yo me he metido al lío con kubilha. El problema aquí está en ver de dónde vamos a sacar el dinero para poder sobrevivir. En el plano más cercano, en el proyecto que he montado, todos trabajamos por amor al arte y vivimos de otras cosas porque no nos da para más.

Al final todo afecta, eso está claro, pero los bajos ingresos no tienen por qué repercutir en la calidad. Sigo pensando que el buen periodismo puede ser barato, no gratis, pero tampoco tan caro como lo pintan desde las juntas directivas. El low cost es lo mejor para Cebrián y sus 13 millones de euros anuales, pero no para los trabajadores o el periodismo. Al final, tener que seguir sacando la misma información que antes, pero con un centenar de compañeros menos, acaba resintiendo la calidad del producto.

En este tuit, Vicente Juan exponía una de las que cree que son las causas de esto:

Yo le respondí que el problema es, y será, el dinero. Si tuviésemos dinero a espuertas, no tendríamos ningún problema, pero la falta de ingresos y fondos nos ha llevado a donde estamos. No debemos de olvidar que ‘El País’ ha hecho un ERE con más de cinco millones de euros de beneficio, pero se ha beneficiado de las nuevas leyes en este sentido. Es irónico, criticar una ley por ser injusta y luego usarla a tu favor sin ningún problema y seguir criticándola.

Como dijo Joan Laporta: “¡Al loro! Que no estamos tan mal como dicen”. Solo estamos pobres, aunque eso es decir mucho.