Mi relación con Facebook siempre ha sido bastante tormentosa. Tardé mucho en hacerme una cuenta y nunca me ha acabo de convencer. He pasado distintas etapas en esta red, pero no me gusta. Será que no le veo mucho sentido, al menos el perfil personal. Soy ultrafan de Twitter, como ya sabéis y creo que las páginas de Facebook tienen su función, una muy útil y lograda, no lo niego. De hecho, me estoy planteando abrir una nueva página dedicada solo al Txoko, pero ese es otro tema. No me gustan los perfiles de Facebook.

Para empezar, las opciones de privacidad no se adaptan a mis gustos y manías personales. Tengo un perfil totalmente abierto, en el que cualquiera que quiera puede echar un vistazo, pero no por ello quiero que me encuentren. Hasta hace unos meses, no aparecía en las búsquedas, ahora, la empresa ha decidido cambiar eso y me toca un poco la nariz. Tengo 39 amigos contados. Y me parecen demasiados. De ellos trece son familiares (u otra cuenta mía), diez compañeros de colegio o universidad, siete amigos varios y el resto (diez) son gente he conocido a través de Internet y con la que tengo cierto tipo de relación. ¿Para qué me sirve esto?

Mi experiencia me dice que para ver fotos de viajes y poco más, porque el resto lo comparten por otras vías. Como mucho para saber algo más sobre mis familiares o amigos cercanos. No entiendo esa necesidad de acumular amigos que tiene alguna gente. Si bien me cuesta decir que no a algunas peticiones de amistad de gente que no me provoca ni frío ni calor. Por otra parte, no entiendo por qué deberían de pedirme amistad. Todo lo que comparto en Facebook es contenido duplicado en otras redes. La única excepción es cuando salta el límite de Twitter que me obliga a pasarme a otro sitio, pero hace tiempo que no pasa.  Check-ins en Foursquare, fotos en Instagram (que ahora he mandado a la página del blog) y algún que otro comentario de algún amigo. Nada más. ¿Para qué uso Facebook?

fakebook

Para duplicar contenido y estar en otra red social más. También sigo a alguna página que hace lo mismo que yo (replicar sus entradas), pero que no sigo en Twitter y así me mantengo al tanto. Puedo decir que me informo por Facebook e interactúo por Twitter. Doy poco a ‘Me gusta’ (no me interesan las 50.000 notificaciones sobre comentarios en una entrada que llega a mucha gente) y ya. Como mucho, utilizo el chat con tres o cuatro personas (cada vez menos). ¿Qué me aporta Facebook al perfil personal? A día de hoy, muy poco o nada.

 Seamos sinceros, ¿para qué queremos tantos amigos? A muchos no suena eso de gente que te quiere agregar y después ni te saluda por la calle. La falsedad esa que existe en alguna parte del 2.o. ¿Para qué quiero 350 amigos en Facebook si no me interesa lo que hagan 300 de ellos? Porque no todos comparten enlaces y cosas de interés, hay mucha mierda por ahí suelta, entre la que me incluyo, ojo. Los hay que tienen su perfil y su página de Facebook y comparten cosas distintas. Ahí tiene sentido respecto a la proximidad que tengas con el sujeto. El otro día me añadieron @Twittboy y @javier_hdez, me sigo preguntando para qué.

Otra cosa son las páginas. Ahí llegas a más gente. Puedes encontrar contenido interesante y replicar el tuyo. Hay muchos que tienen gatillo fácil para el ‘Me gusta’ (y el añadir como amigo). Como página, para distribuir el contenido, Facebook no es una mala opción. Tienes un montón de público potencial al que tratar de llegar. Si tienes muchos amigos, puedes darles el coñazo para que se hagan fans.

En fin, que no me gusta la parte personal de Facebook y no la utilizo demasiado. Estoy, de nuevo, replanteándome el uso que le voy a dar en el futuro. ¿Y vosotros? ¿Para qué usáis vuestra cuenta personal de Facebook? ¿Cuántos amigos tenéis? ¿Qué relación os une dentro de esta red social? Me interesan vuestras respuestas.