Si seguís este blog sabréis que soy un romántico del papel y me encanta leer el periódico en él, pero también adoro la tecnología y me gusta tener y/o conocer las últimas novedades. El caso es que ayer en clase de ‘Redacción en Prensa‘ la profesora se ha puesto a corregir un ejercicio basado en la semana anterior que no estuve y por tanto no tenía la fotocopia. Por no quedarme de brazos cruzados fiché el titular y la fecha y busqué la crónica en la web del diario donde estaba publicada gracias a mi iPhone y ahí lo leí. Para el siguiente texto traté de evitar que me diese el papel porque ya lo tenía localizado y prefería leerlo en pantalla, con el tamaño óptimo y con buena luz.

Por ello creo que empezar a implementar las pantallas personales, es decir una por alumno, en la educación es una gran idea. Yo tengo la suerte de disponer de un smartphone y en concreto un iPhone para poder complementar mi enseñanza universitaria. Además suelo aprovechar las clases para tuitear y comentar o recolectar información gracias a esta red social. Tener este tipo de aparatos, que están siempre conectados puede ser muy útiles tanto para el profesorado, como para el alumno. Pero como ya he comentado en alguna ocasión, las universidades van muy retrasadas respecto a la sociedad y ahora empiezan a dar ayudas para comprar un portátil, cuando, al menos en mi facultad, no hay WiFi en muchas zonas. Para estar en clase (no para tomar apuntes) prefiero el teléfono móvil y además ocupa menos espacio.

Estamos inmersos en un mundo de pantallas, todo lo recibimos a traves de ellas, de ahí el título del post, nos estamos convirtiendo, si no lo somos en pantallófilos, por no ir más allá y decir yonkis de las mismas. No concebimos una vida sin ellas y eso es muy duro, somos totalmente dependientes de la tecnología y eso se puede convertir en un problema futuro, pero en lo que estamos ahora mismo inmersos es otra cosa distinta. Y creo que este tipo de ayudas pueden venir de perlas para revitalizar y dar un empujón a la educación en nuestro país.

Imagen de http://blog.formaciongerencial.com