Fuente: Elestenoticias.com

El sábado es un día de esos que se toman tranquilos. No es un domingo, que la vida parece mucho más perezosa. Es un día de descanso y tranquilidad, pero cierta actividad. Hay gente en las calles, hay fútbol en los televisores, hay cervezas en muchos vasos y no se oye la típica frase “joé, mañana es lunes, otra vez a trabajar”. Y, en algunos casos, el sábado también es un día para dedicarlo a ver qué pasa en las redes sociales y, quién sabe, replantearte lo que estás haciendo y por qué.

Así que me ha dado por pensar y me han salido siete razones por las dejar de seguir a ciertos usuarios en Twitter. He de decir, gracias a @Milhaud, que un unfollow no es algo personal y, por lo tanto, no hay que tomarlo así. Antes lo hacía, ahora ya no. Por tanto, los ejemplos que haya no están puestos a mala fe, son mis razones para hacerlo con ellos. Aquí están mis razones para unfollowear gente.

Saturador

Lo siento, colega, pero me colapsas el Timeline y no paro de leer cosas tuyas. Al final, lo que puede ser interesante de lo que me dices no lo leo porque lo pierdo en todo lo que sueltas. Ojo, no es lo mismo durante eventos o con etiquetas. En esos casos muchos nos volvemos pesados y se entiende. También hay que ver los seguidos del usuario, con pocos se ven más. Ejemplo de esto es, aunque me pese, @FusionFreakLGDS, podcast que adoro, pero acabo saturado con los tuits.

Cansino

 José Mota lo ejemplifica a la perfección en una serie de sketches recurrentes. Todo lo que existe en el mundo se traslada a Internet y los cansinos no son una excepción. Creo que hay muchos ejemplos y todos conocemos a alguno. Ahora no recuerdo, pero para compensar os dejo este vídeo de Mota.

Autobombeador

¿Te gustas? De puta madre, pero no me lo restriegues. De estos hay de dos tipos. Por uno está el que retuitea casi todas las menciones que recibe, que al final se acaba descontextualizando todo y te preguntas sobre la importancia de ello. Y no es malo, ¿eh?, pero cansa. De este tipo hay demasiados ejemplos. Y por otro el que retuitea todas las menciones del bot de favstar. ¿Ejemplos? Decenas.

Monotemático

Solo saben hablar de un tema y no salen de ahí. Ese es el típico ejemplo de un profesional de Social Media. Son usuarios endogámicos y solo están a lo suyo. Distinto es, y aquí defiendo directamente al amigo @Yoriento, la especialización. Si hablas de otras cosas y te relaciones con usuarios ajenos a tu mundo, no me importa tanto que el 75% de tus tuits sean sobre su temática. Bueno, quizás sea porque me llevo bien con el gurú cordobés.

¿Quién coño es este?

¿No os ha pasado nunca que estás revisando tu timeline o una lista y ves un tuit de alguien que ni te suena? A mi me suele pasar de vez en cuando. Algunos dejan la red, otros tienen su cuenta en desuso por sus motivos. Al final lo lees o interactúas tan poco que te planteas la razón que te llevó a empezar a seguirlo.

Retuiteadores compulsivos

He visto usuarios que prácticamente no tuitean nada ‘propio’ y se dedican a retuitear y publicar enlaces a cosas que no ha escrito (que no es malo). El mayor problema de la gente de este tipo es que, en muchos casos, esos enlaces acaban llegando por otras vías y de usuarios con los que tienes más trato. Al final, me voy a fiar más de la opinión de alguien con quien hablo o discuto en Twitter que de uno que retuitea un artículo maravilloso sobre cierta película.

Avisador de actualizaciones

Una mezcla entre el del gatillo fácil de retuit con el del autobombo. Se acaban convirtiendo en una serie de actualizaciones de su blog y punto. Hay algunos que lo ponen en la bio y, oye, si no quieres no empieces a seguir. El ejemplo que antes me viene a la cabeza, y también es el más sencillo, es @edans (al que nunca he dejado de seguir, porque nunca empecé). El Twitter de Dans se ha convertido en un avisador de lo que actualiza en su blog. Otro ejemplo es @Recuerdopandora, pero es uno de esos que avisan que es un blog, no un usuario, además te remite al que lo escribe (@Milhaud).

Innecesarios

 Y no es porque lo que dicen no valga la pena o no interese, aunque también. En este caso me refiero a esos usuarios estilo @kurioso o @elbaronrojo que casi ves más en retuits de otros tuiteros que con las actualizaciones frescas. Al final, les vas a leer igual. Aunque coño, si te interesa.

No interesa

Al final, con la tontería me he dejado la más importante. Agradezco a @TeresaVentana (que se lo ha leído) el recordatorio. Cada cual tiene sus razones para seguir y dejar de hacerlo, pero para muchos puede ser el interés que despierta ese usuario. Puede que sea porque no es lo que esperabas cuando empezaste a seguirlo o porque ha dejado de serlo (suele pasar). Si no te interesa lo que dice alguien, ¿por qué mantenerlo en tu lista o TimeLine.

———————————————————————————————————————————————-

En mi caso particular como usuario me identifico con los dos primeros. Creo que saturo cronologias ajenas, máxime cuando se siguen a pocas cuentas, y soy bastante cansino, sobre todo en partidos del Athletic y cuando meten goles. Como curiosidad decir que quité la vinculación de Twitter y Facebook porque me autosaturaba el muro, no quise imaginar al resto.

Y tirando de tópico, al final es la persona la que decide lo que hace y lo que no. Y es libre de seguir y dejar de seguir por cualquier motivo. Uno muy bueno es que no te guste este post. Hay gente que se enfada o entristece con los unfollows pero al final todo se resume, al menos en mi caso, en si me interesa o no lo que estás contando. ¿Cuáles son los vuestros?