Llevo tiempo sin escribir en el blog. Últimamente no me da la vida y suelo quedarme sin ganas o temas para escribir porque me paso el día metiendo textos en el curro y al final la cabeza da para lo que da… Llevo tiempo así, pero espero empezar a sacar tiempo en breve para poder mantener una actualización semanal aquí y otra en mi querido Txoko, que últimamente he ido a unos cuantos sitios interesantes como para comentarlos. Hablando de viejos tiempos en el blog, recuerdo que con el último cambio de móvil (de un iPhone 3GS a un Nexus 4) monté una serie de post al respecto. Uno de ellos es de los más leídos año a año. Es el de ValueBasket y su dudosa página web. Creo que ya no está en servicio y por eso ha bajado bastante la afluencia.

Es curioso como he ido en modelos consecutivos de smartphone desde que compré aquel primero de Apple. Del iPhone 3GS al Nexus 4 y de éste al Moto G5 Plus. 3, 4 y 5 (por si no lo pillábais) desde el 2010. Y encantado con cada modelo que he ido cogiendo. Del Motorola Moto G5 Plus no había hablado todavía aquí y creo que va siendo hora.

Lo compré hace más de un mes. En abril, cuando salió a la venta. El mismo día, de hecho.La exclusividad de la venta de este terminal de Lenovo es de Amazon en España. Por suerte, con el Prime del gigante americano, los productos reservados se entregan el mismo día del lanzamiento. Esta vez me llegó con SEUR, que desde que trabajo en Motor Verde he empezado a cogerles hasta cariño. En gran medida gracias al repartidor que suele venir siempre a la tienda y es un tipo muy simpático.

Vayamos a hablar del teléfono en sí. No soy experto en periodismo tecnológico y las reviews de producto no son de mis puntos fuertes. Enumerar las características técnicas no tiene demasiado sentido porque quiero centrarme más en la experiencia de uso que en lo que ofrece el propio teléfono. Seguramente vuelva a la carga la semana que viene con un listado de características que me gustan (y alguna que no) de mi nuevo smartphone.

En general estoy muy contento con él. Tiene una buena cámara que saca fotos cojonudas con buenas condiciones y aceptables con bastante menos luz. Para el uso que le doy (comida y bicis) es un punto muy a favor. Según leí se trata de la misma cámara que incluye el Samsung Galaxy S 7, el modelo tope de gama del fabricante surcoreano el año pasado. Aunque el software no está tan a la altura y pierde un poco de calidad respecto al S7. Al menos graba en 4K.

La carga rápida es un invento de la leche. Hasta un 40% de batería con 15 minutos de carga. Y aguanta bastante. Hacía años que un teléfono no me aguantaba dos días sin tener que cargarlo. ¡Si casi ni utilizo las baterías externas! La pantalla también me gusta mucho, el tamaño más bien. No es tan grande respecto al Nexus 4 y cabe perfectamente en el bolsillo, no es incómodo y es más ligero. Como curiosidad, este Moto G5 Plus es ligeramente más pequeño que el Moto G4 Plus. Cosas de Lenovo.

Lo mejor de todo, además de los componentes que he mencionado antes, es el precio. 285€ con 32Gb de espacio, 3 Gb de RAM, dual SIM y memoria ampliable mediante tarjetas microSD. Como muchos análisis se han encargado de decir es “el mejor gama media del mercado”. Y el precio lo hace terriblemente atractivo. Mi primer pasito en el mundo Lenovo (y Motorola) que se ha cristalizado con la compra un ordenador portátil de esta marca china, aunque eso mejor lo dejo para un próximo post.