Quiero dejar claro, antes de empezar, que la labor de las tropas españolas destacadas en el extranjero me parece una labor encomiable y digna de elogio. El recorrer miles de kilómetros para ayudar o mantener una paz inestable o, en algunos casos, inexistente, me parece algo digno de reconocimiento, una buena acción, aún con un uniforme militar de por medio.Y es que el Ejército es una institución presente en prácticamente todas las sociedades conocidas. Seguramente será debido al carácter belicista, violento y destructivo del ser humano, pero si por algo recordamos a los espartanos es por su magnífico ejército.

Imagen del Flickr de jmmpereda (CC).

En pleno auge del buenrollismo y la Alianza de Civilizaciones, los países aún mantienen sus contingentes y lo que es peor, las guerras no cesan. Entiendo y me gusta el canon por el cuál se rige, ahora mismo, el ejército español, es un ejército de “paz” destinado a ayuda humanitaria. Al parece la palabra ejército es demasiado fuerte y los gobiernos han decidido utilizar el eufemismo Fuerzas Armadas cuando lo que deberían de hacer es cambiarlo totalmente para quitarle el componente violento y belicista del término. Lo que me gustaría que fuese el ejército es, básicamente, lo que ya es, un cuerpo destinado a ayuda humanitaria, pero sin un entrenamiento tan marcadamente “militar”.

Más que nada creo que el presupuesto de Defensa debería ser invertido en dos cosas fundamentalmente: investigación militar y recursos para los soldados. Los recursos serían proveer de todo lo necesario para cumplir la misión, pero no tanto caza, tanto avión inservible, tanto tanque. Reducir ese tipo de compras, utilizar armas que funcionen muy bien, sin problemas y utilizarlas únicamente en caso de necesidad, reducir los costes innecesarios para invertirlos en investigación. En otro post hablé de la investigación espacial, pues bueno, también apoyo la militar, más que nada porque en algunos casos nos ha dado cosas hoy imprescindibles, sin ir más lejos este blog (e Internet en general :D). Una investigación bien fundada, con fondos suficientes puede dar lugar a cosas que ayuden al avance de la Humanidad en vez de al retraso, como ahora.

Que esté en contra de un ejército, no significa que me oponga a la venta de armamento y materiales (investigados) a otros países, de hecho sería una buena manera de crear puestos de trabajos. De hehco, la localidad gipuzkoana de Eibar es conocida por sus fábricas de armas, de hecho su equipo local de fútbol es conocido como “el equipo armero”. Ahora creo que tienen una empresa que se dedica a la fabricación de boinas, incluidas las que los militares lucen en los desfiles o incluso en el campo de batalla, éste podría ser un interesante modelo de negocio. Por otra parte, hay países sin Fuerzas Armadas y les va muy bien (al menos en cierta parte), dos ejemplos conocidos son Costa Rica, el primer país en prescindir de él e Islandia (sí, el del volcán) que no tiene ejército, pero si una base militar estadounidense.

así que ese es mi granito de arena en la creación de mi mundo hipotético, un ejército profesional destinado a la mejora de la calidad de vida en lugares prácticamente no existe ni la vida, o esta vale muy poco, lo mismo que un AK-47, un cartón de tabaco. ¿Qué os parece a vosotros?, ¿qué haríais si tuvieséis el poder de reformar de arriba a abajo las Fuerzas Armadas?

Un saludo.