El otro día @pixelillo escribió un post sobre su visión de la situación en Euskadi tras el fin de la violencia de ETA. En dicho post escribí un comentario algo largo que paso a reproducir como un post más. Esta es mi visión de la situación en Euskadi.

Pintada en las calles de Pasaia en 2013. / Wikimedia (CC).

Pintada en las calles de Pasaia en 2003. / Wikimedia (CC).

Ya no hay tensión, no se palpa un conflicto en el ambiente y todo está calmado y tranquilo. Parece que los hijosdeputa se han dado cuenta que matar no es el camino. Parece ser que a los que se les llenaban la boca con la democracia y el estado de derecho no les gusta la nueva forma de afrontar las cosas.

No removamos el pasado, por favor. Que Fraga Iribarne hizo un gran servicio a la patria y fundase el partido que gobierna España. No removamos el pasado. Eso sí, al del pendiente en el Parlamento le jodemos y le mandamos al Grupo Mixto con Rosita de Sodupe porque en el pasados sus coleguis apoyaron la violencia. Él no y, según los jueces, tampoco sus coleguillas. No removamos el pasado, por favor, es de muy mal gusto. Pero si pides la independencia de Euskadi es que estás a favor de la matanza de españoles. ¡Abortista retrógrado! El centro-derecha supone el cambio.

Fíjate que de las pocas veces que el PP me ha parecido medianamente coherente y simpático ha sido con Basagoiti. El tío tendría cara de tonto y de Leo de La que se avecina, pero daba la impresión de ser un tío íntegro e inteligente. Y tampoco se llenaba TANTÍSIMO la boca con ETA y amigos. Se largó porque estaba asta los huevos.

En fin, que no solo no estamos tan mal como dicen. Estamos mejor que muchos españoles. Los recortes y el paro son tan agobiantes. ETA es sólo un espejismo. El problema es que se quedan sin enemigo y trata de resucitarlo a golpe de miedo. Si hace dos años todos los vascos apoyaban y celebraban el fin de ETA, parece que hoy está más cerca de resucitar y volver a matar según algunos medios afines al Gobierno.