En los albores de este blog, concretamente en su cuarta entrada, escribí una pequeña reflexión sobre una manía que tengo. Pues bien, hoy retomo el tema, pero con un añadido, manías respecto a los exámenes. Y sí, soy una persona de manías, aunque no llegue al extremo de pelearme con la gente por que hace o deja de hacer algo que me pone malo, si soy una persona maniática.

Y los exámenes son una época en la que salen a relucir. Hay cosas que ya comenté hace poco, pero lo vuelvo a hacer, no puedo llevar nada de estreno al examen, me da mala suerte, además, de un tiempo a esta parte, para subir en el autobús a la uni pongo el disco Black to black de Amy Winehouse en el reproductor Creative Zen y repaso en el trayecto de 15 a 20 minutos (y eso que vivo en el pueblo de al lado). Además el boli que use tiene que ser un pilot, de tinta normal y retractil, de esos que hacen ruidico; tic, tic, tic, de color azul, por supuesto. Todo esto depende de mi, luego ya llega el momento de ver en qué clase se hace el examen. El edificio donde estudio y se hacen los exámenes consta de tres plantas, el primer piso registra un total de 100% de aprobados, por lo que es mi piso de la suerte, los dos siguientes no son tan venévolos y más especificamente un par de aulas del segundo piso, donde no saco notas por encima del 7. Son manías y gafes.

Gran foto y método para copiar xDD

Gran foto y método para copiar xDD

También cuenta la metereología, en los días que hace bueno apruebo, o esa es la sensación que me da, en cambio los peores exámenes los hago cuando el tiempo no acompaña. Antes, ahora ya no porque no llevo, también tenía que quitarme el reloj y las pulseras porque me molestaba y cuanto más agobiado/nervioso estaba, antes me las quitaba. Tampoco me gusta escribir a mano, así que prefiero los test, que puestos a suspender, escribes menos.

Quizás todo sea coincidencia o factor psicológico, pero lo cierto es que si se dan las circustancias perfectas apruebo y con nota. Hoy no  se han dado todas, el aula era el malo y el boli no era el mío. Todavía no sé la nota (faltaría más), pero espero aprobar, no tan justo, pero espero aprobar, porque todos pensábamos que el examen iba a ser de test y resulta que no, de preguntas cortas. A saber si he aprobado o no, pero espero que si, así sería una alegría. Hasta el martes 9 no tengo que hacer otro, así que tengo cierto tiempo para el ocio y el estudio, por lo pronto mañana voy a la peluquería, mejor mañana que hoy, que si no el peinado sería de estreno y se añadiría algo más a la lista de influencias negativas para el examen.

Dejo caer una pregunta como quien no quiere la cosa, ¿vosotros, qué manías tenéis?

Un saludo.