Como sabéis, he cambiado recientemente de teléfono inteligente y estoy inmerso en el cambio de iOs a Android. A su vez, dispongo de un iPad, por lo que quiero e intento que se complementen bien el uno con el otro. Lo bueno que tiene el Nexus 4, e imagino que cualquier Android, es que funciona con la gran nube de Google y gracias a ella se mantiene todo en perfecto estado. Cuentas de correo, calendarios, contactos… Todo ello integrado de buena manera gracias a la compañía del buscador.

Screenshot_2013-10-20-16-22-14

  • Contactos: Me jode que no haya una opción para exportar los contactos desde el iPhone a la SIM y que haya que recurrir a otros métodos para hacerlo. En este caso, exporté el archivo desde iCloud al ordenador y lo subí a mi cuenta de Google. ¡Magia! Ya tenía mis contactos sincronizados.
  • Correo: No suelo usar Gmail, pero con las direcciones IMAP y SMTP es suficiente como para configurar el correo y tenerlo a punto en ambos dispositivos.
  • Calendarios: Otra gran jugada de Google. Desde hace unos años, llevo usando la sincronización de los calendarios en la aplicación de  Mountain View, por lo que no es un gran problema. Solo he tenido que meter los datos requeridos y ya tenía mi agenda lista para su uso. Sin perder nada.
  • Marcadores y favoritos: Desde que actualicé el iPad a iOS 7 he tenido a Safari como el navegador de referencia. Más que nada por aspecto físico, más acorde con el nuevo sistema. En el ordenador uso Chrome, al igual que en el nuevo teléfono. Todo sincronizado y puedo abrir pestañas abiertas en otros dispositivos desde el móvil. Una maravilla.

El resto de aplicaciones se sincronizan tras el login, por lo que funciona a las mil maravillas. El problema está en que muchas de las notificaciones se mantienen en uno y otro, pero bueno, gajes del oficio. Gracias a la gran nube de Google he podido mantener todos los datos en uno y otro dispositivo. Lo mejor de todo es, que esos datos los sincronicé antes siquiera de comprar el Nexus, por lo que es trabajo que me ahorro. Se puede trabajar bien con ambos, a pesar de ser dos sistemas distintos.