Esta mañana estaba repasando  las novedadesd e twitter cuando me he encontrado con un tuit de Antonio Rull (@AntonioRull) preguntando sobre qué nos parecía el nuevo diseño de su blog. Lo primero en lo que he caído es que el diseño es lo que se llama responsive. ¿Qué es? Pilar Martínez (@pilarmr) comenta en este post que se trata de una web “capaz de adaptar su diseño al tipo de dispositivo desde el que se accede”. Comentaba Clara Ávila (@ClaraAvilaC) en sus antitendencias que el ‘responsive’ era un sí pero no de 2013.

responsive_web_design

¡Pues a mi no me gusta! No la idea, más bien la finalización. Normalmente entro en blogs a través de Feedly, por lo que siempre tengo el mismo diseño y lo leo todo igual. Lo hago a través del iPad, que es el dispositivo que más utilizo para el consumo de contenidos multimedia.  Conozco pocos blogs que lo hayan implementado bien el diseño responsive para tabletas. Sí, es adaptativo y se va modificando a cada pantalla, pero en muchos casos falla el diseño y se cae con todo el equipo.

Se lo comentaba a Antonio esta mañana, no me gusta su barra lateral. Incomoda la lectura. Uno de los diseños responsive de mi agrado es el de @pixelillo. En ‘Diario de un píxel‘ se deja de chorradas y va a lo realmente interesante, el texto. Recomiendo leerlo en la versión de iPad o tablet. Toda la barra lateral se presenta al final de la página. Así no le resta importancia al texto.

También estamos el resto. El desactualizado blog de @carballo, EnGeneral, se adapta perfectamente a la pantalla con el diseño original, sin tener que toquetear nada. Tan solo hay que ampliar un poco para leerlo cómodamente. Algo parecido al ya mencionado de Clara Ávila. Bien llevado e implementado. Se nota que es una antitendencias.

El blog de @MariaBernalTBreakfast at Valencia, es de un tipo de responsive en el que no se permite ampliar para leer u ocultar la barra lateral. Soy muy maniático con eso y estos diseños me incomodan por ello. Tampoco puedo cambiar el tipo de letra. Dice María que igual cambia el diseño pronto, habrá que ver qué hace.

Por último está este mismo blog. No es responsive, por razones obvias, pero si tengo una versión móvil en base a wordpress (que voy a intentar editar) y una app que casi no la uso. Vamos tres o cuatro diseños distintos para que lo lean cuatro gatos y, algunos, a través de RSS, por lo que ni se fijan en el mismo.

¿Qué opináis vosotros de este tipo de diseños?