Dentro de la San Sebastián Gastronomika, las chicas de Seagram’s Gin han montado un stand y dan a los asistentes algunos gintonics para degustar la ginebra y la tónica de su creación. Se trata de una marca con más de 115 años de antigüedad. Se dice que el gintonic se ha convertido en una burbuja (al menos yo lo creo) y est es una de esas demostraciones. Pero el gintonic de amapola (para hacerlo más seco) estaba muy rico.