De un tiempo a esta parte Twitter ha cobrado un gran protagonismo en España. Podríamos afirmar que esta red social es una de las más elitistas de la red, en un sentido general, los usuarios del cliente de microblog suelen tener más estudios o una cultura más amplia que las del resto, esto no quiere decir que otras redes sean más estúpidas, solo que en proporción al número total de cuentas las titulaciones superiores son más altos (es una opinión). Desde hace unos meses los medios de comunicación tradicionales se están haciendo eco de lo que sucede en Twitter y consiguen así noticias, el último caso es el de Arturo Pérez Reverte, pero ha habido más.

La Red tiene cada vez más importancia en nuestra vida diaria y los medios se dan cuenta de ello, más que nada porque también son consumidores de esas formas de ocio y trabajo. Existen puestos dedicados por entero a las redes sociales y el pájaro azul es muy empleado para seguir distintos eventos, sean en vivo como charlas y congresos o televisados como el fútbol, películas, series… Cada día es menos extraño que la gente se reconozca por el usuario de Twitter o que se organicen quedadas para comer, charlar o simplemente conocerse. Queremos extender el uso de Internet, abusivo en algunos caso, a nuestra vida diaria y porque es una manera como otra cualquiera de pasar un rato agradable con conocidos.

Además, Twitter representa la vida en directo, más que el propio Gran Hermano y sus castings. Vivimos y contamos lo que nos pasa a través de Internet, unos más otros menos y los teléfonos móviles con conexión a la Red ayudan a viralizar este comportamiento. Fotos, pensamientos, reflexiones, conversaciones, chorradas varias quedan plasmadas y la gente puede interesarse por ello. El auge del geoposicionamiento es interesante en cuanto al hecho de saber quién está cerca de ti en ese momento. Claro que se puede mirar desde el prisma negativo, pero será que soy un romántico de Internet y no me gusta pensar mal de la intención de la gente.

Ya he comentado en más de una ocasión la importancia que van a cobrar (y ya están cobrando) estas herramientas en la realización de la labor periodística. Un periodista armado con un móvil de última generación puede realizar una gran cobertura de algún acontecimiento sin tener que acarrear con un importante equipo (tanto material como personal) y con una gran calidad. Y no tienen por qué verse afectados los puestos de trabajo, porque si donde antes necesitaban tres ahora solo va uno, el trabajo del medio se puede diversificar y llegar a más sitios que antes. El futuro ya está aquí, queda adaptarse y, en pequeños círculos, lo estamos logrando.

Un saludo :D