Aunque ha pasado un tiempo desde que comenté la segunda parte del viaje, no quiero dejar la historia inacabada. El punto de guardado estaba en el Hostel, después salir a cenar una hamburguesa (que reseñé en el Txoko). Como ya sabéis, en esas latitudes amanece muy temprano, aunque no por mucho madrugar lo hace antes. Sobre las 4:30 ya estaba despierto, así que me duché, preparé la mochila y salí del hostel sobre las 5:30 de la mañana, estaba amaneciendo. Quise aprovechar para ir dando un paseo por el Strøget hasta la estación central para coger el ferrocarril rumbo al aeropuerto.

copenhague-amanece

Aproveché que empezaba a salir el sol para visitar lo que me había dejado en el tintero el día anterior, que básicamente era el palacio real, el Christianborg. Rodeado de canales con un pequeño atracadero y sus barcos, me sorprendió la falta de guardias vigilando la zona. Un palacio muy bonito, aunque no tan grande como el sueco u otros del sur de Europa como el Real de Madrid y Versalles. Poco desvío respecto a la gran calle central y peatonal de la capital danesa.

copenhague-christianborg

Tras salir de la zona, para llegar a la estación central de la ciudad tenía que atravesar la plaza del ayuntamiento y rodear Tivoli, el parque de atracciones en el centro de la ciudad. Así que aproveché para pasear por la zona, ni un alma. Tranquilidad a las 6 y algo de la mañana. No tuve tiempo de entrar en el parque, pero si pude atisbar algo entre las rejas de fuera, como la famosa pagoda. También me volvió a llamar la atención la ‘monumentalidad’ del ayuntamiento danés.

copenhague-tivoli

Tras rodear todo el parque (no había otro método) llegué frente a la estación central. Ahí acababa mi viaje. Tanto por en centro de la ciudad como por el país, porque el tren al aeropuerto salía de ahí y yo me iba a Suecia. No hay mucho más que reseñar del viaje, ni de la mañana aprovechanso el último paseo por Copenhague. Me dejó con ganas de más. De volver y visitar sus museos, la fábrica de Carslberg y poder disfrutar de su vida cultural y otras actividades. ¡A ver si vuelvo pronto! El próximo post de mis viajes será sobre Estocolmo, la capital de Suecia.

La fachada de la estación central de Copenhague.

La fachada de la estación central de Copenhague.