Desde que salió iOS 7 he tenido una relación de amor y odio. En un primer vistazo a los pantallazos no me gustó. Después, tras instalar la beta en el iPad me empezó a convencer, más por las nuevas funcionalidades que por el propio diseño. Con el tiempo y el cambio a Android, el diseño me empieza a cantar mucho. Más en los iPhones que en el iPad, pero es el sistema en si lo que me parece feo. Un paso atrás.

Imagen de Extremetech.com

Comparación entre iOS 6 e iOS7. / Extremetech.com

Apple siempre se ha caracterizado por unos buenos diseños y acabados. Los MacBooks han sido copiados y replicados hasta el extremo, lo mismo pasa con los iMacs, que mucha gente compra porque hacen bonito en casa. Otros aparatos también son de líneas bellas y pulcros acabados. Una característica que parece no haberse aplicado en la última versión del sistema operativo móvil de la marca de Cupertino. No quiero hablar del genio y visionario Steve Jobs (y sus muchos puntos negativos), pero parece que tras su fallecimiento las decisiones de su empresa no acaban de acertar del todo.

El llamado skeumorfismo, la línea gráfica de las anteriores versiones, parece que era del agrado de Jobs y no ha sido hasta su falta cuando se han lanzado a utilizarlo. Era algo más recargado, menos minimalista, pero igualmente efectivo. No creo que iOS necesitase un lavado de cara tan radical. Muchas de las mejoras implementadas podían haberse puesto en un sistema gráfico como el de iOS 6.

Sinceramente, la interfaz actual es fea para mi gusto. Los colores recargados, esos degradados fosforitos y tanto blanco me duele a la vista. No me gusta cómo se han adaptado muchos de los logos o las aplicaciones. En un intento de simplificar algo sencillo lo han jodido. Pero es mi opinión, habrá gente que no crea lo mismo y adore la nueva apariencia. Ya lo he comentado en Twitter, me parece más atractiva la nueva versión de Android (KitKat 4.4) que iOS 7. Elegí un iPhone porque en aquella época los Android no me inspiraban mucha confianza. De hecho, el primer Samsung Galaxy S no había salido al mercado. Con el paso de los años, creo que el sistema de Google le ha comido una parte de la tostada a Apple. En cuestión de diseño, mi punto va para Mountain View.

Imagen de Taliandroid.com

iPhone 5S y Nexus 5. /Taliandroid.com

Tan solo es una opinión personal, pero creo que Apple se ha equivocado en varias cosas en estos últimos años. Si bien la aparición del iPad Mini es una gran noticia y un acierto bastante grande, el iPhone 5c me parece una cagada mayúscula. ¿A qué viene lanzar un móvil algo peor a un precio no más bajo? Cuando salió el iPhone 5 se decía que el iPhone low cost era el 3GS o el 4. La gama baja es la generación anterior. Ahora, los de Cupertino han decidido sacar un iPhone con carcasa de plástico y colores, poco más barato. Siguen jugando su mejor carta, el sistema operativo y el ecosistema de aplicaciones, pero es posible que no sirva para siempre. Google se la ha jugado al sacar terminales de calidad y baratos. La gama Nexus goza de gran popularidad y buenas críticas y tienen el modelo Motorola Moto G a punto de salir. Smartphones de gama media-alta por menos de 200€ libres. Por poner un ejemplo, el Nexus 5 cuesta la mitad que el iPhone 5S y en muchos blogs especializados los comparan. ¿Qué es mejor un iPhone 5S o dos Nexus 5? Habrá que verlo.

No se puede vivir de las rentas y estoy de acuerdo en que hay que arriesgar. Esta vez la apuesta le ha salido rana a Apple. Habrá que esperar para ver si  pueden remontar el vuelo, mejoran o queda como está. Para la espera, que se puede hacer muy larga, os dejo con unas parodias del diseño empleado por Jonathan Ive para el nuevo iOS.