Aún sigo con los pelos de punta por la gran etapa de hoy. O más bien por lo poco que he podido ver de la etapa. Me he incorporado a la retrasmisión de TVE faltando menos de 25 kilómetros para la meta, aunque lo he estado escuchando en la radio. He llegado para la ascensión al Mont Ventoux, un puerto de casi 2000 metros de altitud donde ha finalizado la etapa. Y vaya etapa, con los contínuos ataques de los hermanos Schleck, para tratar de quitarle el tercer cajón del podio a Lance Armstrong, con la feliz escapada de Martin y Gárate y la pelea y fuerza que han demostrado los corredores. Es que esta etapa cumplió lo que prometía, estaba llamada a ser el juez del Tour, tras la meta del Ventoux se decidirían las posiciones de cabeza, para la llegada a los Campos Elíseos de París. Y así ha sido, ya está todo delimitado y mañana solo queda esperar a ver a Alberto Contador como el nuevo ganador, por segunda vez, del Tour de Francia, la carrera ciclista más dura y seguida del mundo.

El triunfo de etapa ha sido para el guipuzcuano Juanma Gárate, que la ha conseguido a base de fuerza, pero no exhenta de sufrimiento, puesto que cuando ha dado el ataque a su compañero de fuga Martin y todo parecía finiquitado, el alemán a reaccionado y se ha vuelto a pegar a él. Al final en la última recta (con pendiente, eso sí), el vasco ha conseguido irse del teutón y ganar una durísima etapa en la cumbre del ventoso monte.

El camino a la cima del Mont Ventoux

El camino a la cima del Mont Ventoux

Y tras este final de etapa, después de ver la fuerza de Pelizotti, la insistencia de los hermanos Schleck o la manera en la que Contador desmotiva a sus rivales respondiendo a todos sus ataques, después de todo eso ya podemos dar por cerrado una edición más del Tour de Francia y esperar sentados a ver si Cavendish gana o no mañana en París. Entonces, os espero aquí, en Blog de Bori para hacer un pequeño resumen de lo que ha sido este Tout 2009.

Un saludo.