El panorama del periodismo en Internet ha cambiado muchísimo en cuatro años. Y lo ha hecho en dos grandes rasgos, ambos tecnológicos, el primero de ellos es el auge de las redes sociales que han eclipsado gran parte de las acciones llevadas a cabo por los diarios y otros medios digitales y por otra el cambio en el consumo de este tipo de productos.

En 2006 Facebook no era prácticamente nada en España, aunque MySpace dominaba el mercado que a la larga se acabó comiendo el gigante de Zuckerberg, nadie podía imaginar el enorme cambio que supondría a la vida cotidiana la creación de Facebook. La gran red social estaba todavía en inglés y por ello la mayor parte de la población española no accedía a ella, por el desconocimiento del idioma, quedando restringido para un público y Tuenti había sido lanzado ese mismo año todavía no era accesible a mucha gente, estaba destinado a un grupo pequeño de universitarios y funcionaba mediante invitaciones, como lo sigue haciendo hoy en día, parte básica de su política de privacidad. El caso es que nadie se imaginaba el boom que iba a suceder con las redes sociales.

Y la explosión pilló desprevenidos a los cibermedios, a los que les está costando reaccionar, aún a día de hoy, varios años después del primer manotazo. El panorama ha cambiado, los comentarios han dejado de ser tan útiles y las crónicas tan importantes al tener el directo en la palma de la mano. ¿Qué me importa a mi leer la crónica de un evento si lo he estado siguiendo segundo a segundo porque un asistente lo está comentando en Twitter? Y más aún con los comentarios, si tenemos en cuenta que la mayoría de comentaristas de cibermedios vascos son anónimos o se esconden bajo un nick y por tanto no los conoces, ¿por qué fiarte de sus argumentos?,¿qué te importa lo que digan?En cambio si das pie a una noticia en una red social puedes ver las reacciones de gente que conoces o de la que te importa su opinión, que para algo les sigues o están considerados tus “amigos” o “seguidos”, dependiendo de la red en la que estés. Además, siguiendo con el tema de los comentarios, muchos de estos son inútiles, charlando con periodistas que trabajan en estos cibermedios, algunos vascos, otros no, llegamos a la conclusión que, aproximadamente el 90% de los comentarios publicados no aportan nada y aquellos que valen la pena se pierden en un mar de inutilidades que exponen los usuarios. Por eso el aprovechamiento de las redes sociales es preferible a los simples comentarios, puesto que puede ayudar a diseccionar y leer los de gente que te interesa. Un paso en este sentido lo está dando 20minutos.es en el nuevo e innovador proyecto que ha presentado hace unos días y en el que vas a leer los comentarios de gente que sigues y por tanto te interesa.

Más allá, al hablar de inmediatez de las noticias, podemos utilizar, otra vez, las redes sociales y nuevas formas de comunicación en Internet a favor de los cibermedios vascos. Ahora el periodista puede emitir en riguroso directo lo que está viendo y sintiendo en ese preciso instante, sin necesidad de plasmarlo luego en la propia noticia. Incluso podría, si quisiese, emitir el suceso en directo vía streaming, con tan solo un dispositivo portátil como lo es un smartphone. Y precisamente ahí recae el segundo gran rasgo que citaba anteriormente: el cambio en el consumo de estos productos. El avance de la tecnología ha posibilitado la creación de ordenadores que caben en la palma de la mano y cambian radicalmente la manera de consumir el producto informativo. El ejemplo más claro de revolución lo ha dado el iPhone y el iPad, productos al alcance de una mayoría amplia de la población y que con una conexión permanente a la Red consumen de manera rápida y directa los contenidos noticiosos. Ya no son tan importantes los vídeos, porque tardan en cargar, ni las resoluciones de las imágenes, que no caben a gran tamaño en las pantallas, ni los textos largos, densos y farragosos, puesto que el usuario lee el cibermedio en el metro, en el autobús o en la cola del banco, espera un consumo rápido y sencillo, que vaya directo al grano, más que una lectura pausada y sosegada como se puede tener de un diario en papel.

¿Tú qué opinas sobre el cambio que están dando los medios de comunicación en Internet?