En estos últimos posts y a raiz de sendos comentarios de Bollicao, he recordado (porque siempre ha estado ahí), que el verdadero problema de este país es la educación. Educación en todos los sentidos, en los más básicos como la cultural, para que la población sea intelectualmente sana, educación religiosa, basada en la tolerancia y mostrar las múltiples opciones, incluyendo el agnosticismo o el ateismo, educación sexual, enseñar todo lo referente al sexo, lo bueno y lo malo… Todo tipo de educaciones.

Pero una de las que tenemos muy mal arraigada es la vial. Los españoles somos unos temerarios al volante, un gran paquete de TNT dispuesto a explotar, y, como siempre, hacemos caso omiso de las normas, están para saltárselas. El caso es que me he sacado el carnet de conducir hace aproximadamente tres meses y en ese tiempo he visto cómo la gente no hace ni puñetero caso de la reglamentación vial, y hay un problema más gordo, los ciclistas. No me malinterpretéis, adoro el ciclismo, me trago el Tour de Francia entero (el resto de pruebas no me parecen tan atractivas) y cuando puedo o tengo una libre, voy a dar un paseo en bicicleta. Me parece un gran medio de transporte y deberíamos de potenciarlo. Pero también debería de ser necesario crear una especie de “carnet de ciclista” porque sinceramente estoy harto. Adelantar a un ciclista de manera segura para él, es una temeridad para el conductor, ha de invadir el carril contrario aún estando prohibido, para evitar un accidente con el o los ciclistas. Cuando por fin consigues realizar el adelantamiento de manera correcta y segura , los ciclistas no acatan las normas de circulación a pesar de ir por la misma vía que tú.

Imagen del Flickr de Daquella Manera (CC).

Tú, en coche, respetas los semáforos, límites de velocidad, señalizaciones de todo tipo, marcas viales, etc., pero ellos no. Si te paras ante un semáforo en rojo, el ciclista te vuelve a pasar y te toca tener que adelantarlo, se saltan el semáforo aún siento un regulador de cruce (en muchos casos), se meten en direcciones contrarias, acceden a vías prohibidas y, de nuevo, un largo etcétera. Supongo que ésto lo harán únicamente los ciclistas españoles, los mismos que conduciendo no respetan ni siquiera a los demás. Creo que lo de este país es simple y llanamente egoísmo elevado a la enésima potencia.

Por mi parte nada más, era un post para quejarme. Un saludo.