Hoy actualizo rápido y breve, que normalmente pienso que son sinónimos porque siempre van juntos, ya que me voy a ir a Portu de fiesta. Mañana empieza el Aste Nagusi (Semana Grande) y van a ser 9 días de fiestas, a las que no sé si iré, todo depende de la compañía y el plan. Hoy a Portu rumbo a lo desconocido, improvisando, a ver que sale de todo esto.

Mientras me preparaba para salir me he dado cuenta de que, al menos para mí, las duchas son diferentes de noche que de día. Yo normalmente me ducho por las mañanas, me ayuda a despejarme y empezar con “buen píe” el día. Pero en días como los de hoy en los que no he salido más que para pasear al perro, no tengo necesidad de ducharme a menos que como ahora me llamen para ir de fiesta (aunque ya estuviera planeado). El ducharse por la noche (o después de la caída del sol) es algo para mi extraño y diferente, me causa unas sensaciones distintas que si me ducho de día, será por la ausencia de luz natural, aún así ambas dos me relajan mucho.

Y después de esta gilichorrada de post, con una tonta reflexión sobre la ducha, me despido con dos videos de Cómo Conocí a Vuestra Madre (How I Met Your Mother), ambos con Barney en el horizonte.