Con la tontería ya llevo más de diez años como blogger o bloguero. Diez años y un día, casi como condena de presidio. El 4 de enero de 2008 publiqué la primera entrada y hasta hoy. Habitualmente se suele usar el 31 de diciembre para hacer balance el año y propósitos para el año nuevo. Yo suelo ir un poco retrasado al respecto (y en otras cosas, para qué negarlo) y prefiero hacerlo en el aniversario del blog, cada 4 de enero. Aunque no lo haga todos los años, suelo tener esa bonita costumbre de sentarme y pensar un poco en lo que ha sido y lo que va a ser.

Respecto a 2016, ha sido un buen año para el blog. Tanto para esta santa casa, como para el Txoko y otros spin-offs. Ha nacido un nuevo miembro en la familia. El Medium de los jueguicos. Todavía no le he añadido una URL canónica tipo juegos.blogdebori.com por problemas con mi proveedor de dominios, pero estoy trabajando en ello. Es importante. Cuando hablan de si monetizo el blog siempre suelo decir que al menos me da de comer. En el sentido estricto. Solo con la cesta de BBK Azoka ya habría rentabilizado el hosting y el servidor. La cena de San Miguel si que fue una locura y una maravilla. ¡Y los pintxos del Bilbokatessen! He comido mucho y bien este año gracias a los blogs.

El pasado año también ha sido el del polígono. Empecé en abril un curso para desempleados jovenzuelos de marketing en un polígono entre Algorta y Bilbao. Lo terminé en octubre y tras 80 horas de prácticas no remuneradas, he acabado consiguiendo un trabajo como técnico de marketing en una tienda de bicicletas eléctricas en Bilbao: Motor Verde. ¡Ojo! Vendemos a toda España, por si os interesa. Además del curro diario, también me metí en el delicioso mundo del blog especializado (y van…) con el poliblog. El Polígono del Marketing va muy bien en Instagram, gracias a mi policompi L.F. y ahora le damos caña a los textos. Tengo que aprovechar que últimamente estoy inspirado y con ganas de escribir.

De cara a este 2017, mi décimo año de bloguero y en el que el blog ha cumplido nueve, tengo varias expectativas. Por un lado, la más importante es llegar a las 1000 entradas. A una media de 100 al año, casi una por cada cuatro días. No va mal. Quedan unas 60, así que es factible. Y eso solo en este blog, no cuento el Txoko que está por debajo de las 200. Por lo demás, espero seguir a buen ritmo y tener alguna excusa para rentabilizar también este año. Dentro de los deseos está seguir trabajando con datos y hacer un algún que otro reportaje de los que me sienta orgulloso, como el que hice de los podcasts.

Por otro lado, la semana que viene empezamos la nueva temporada en Capitán América, el programa de Vinilo FM en el que colaboro. A ver qué tal sigue este año y si no nos lo cancelan en febrero como el año pasado. Volvimos de entre los muertos y nos lo hemos pasado muy bien haciendo el programa todas estas semanas. A ver si me animo a hacer algo más en el mundo del podcasting este 2017

Así que este es mi resumen de lo acontecido en 2016 y mis deseos para el presente año. Espero que todo vaya rodado y para el décimo aniversario del blog pueda hablar de muchas cosas interesantes que he hecho y que el futuro me depara. Para todo lo demás, siempre quedará el Twitter.