No sé si lo he comentado antes en el blog, pero soy abiertamente pro-nuclear. Ahora vuelve a estar de actualidad el debate sobre este tipo de energía debido a la polémica por el cementerio nuclear que quieren poner en España y al que varios pueblos optan.

A raíz de dicha polémica han salido las organizaciones “verdes”, ecologistas, no verdes como los chistes, a criticar la colocación de un almacén de desechos nucleares en nuestro país. No me he parado a leer o escuchar lo que alegan estos amigos del medio ambiente, pero imagino que se basarán fundamentalmente en razones del tipo “y si“. ¿Y si se escapan residuos? ¿Y si explota?… Miran ese lado de las cosas en lugar de ver el otro, el de los pro-nucleares, que datos en mano se intuye, al menos, que la energía atómica trae más pros que contras.

La razón de que escriba sobre esto en las circunstancias en las que nos encontramos es de dos posts de dos grandes blogs y bloggers. Por un lado el último artículo escrito por Enrique Meneses y por el otro una décologo de razones por las que se pronuclear en el Blog de Maikel Nai.

Ahora mismo estoy escribendo este post desde el Metro Bilbao, un medio de transporte colectivo, y que todo el mundo alaba (con sus defectos, evidentemente), qué será de él si no podemos encontrar una forma de generar energía que satisfaga a todo el mundo. Creo que Enrique Meneses lleva toda la razón, la población vive con el miedo que crearon las bombas atómicas de Hirosima y Nagasaki, y lo relaciona con la energía para uso civil. También se añade el miedo a un desastre nuclear como el de Chenobil, siendo éste una excepción a todas las centrales de este tipo que están activas. En fin, que deberíamos de pensar seriamente en utilizar la energía nuclear para evitar la dependencia energética del extranjero y crear puestos de trabajo. Los accidentes nucleares son culpa de tener a un Homer Simpson al cargo de la seguridad.

Un saludo.