Hay cosas que me exasperan de verdad. Una cosa es que hagan algo y me fastidie, caso de bromas pesadas o robos, que joden, pero qué se le va a hacer y otra es esta. Para entenderlo podéis leer este artículo del diario Público o simplemente quedaros a escuchar mi versión, seguramente adulterada, de la historia. Resulta que existwifi_big-300x300e un organismo llamado Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), un organismo público regulador de los mercados nacionales de comunicaciones electrónicas y de servicios audiovisuales. Bien pues resulta que la CMT está impidiendo a varias ciudades españolas, Barcelona y Santa Cruz de Tenerife son de las que tengo constancia, colocar un sistema gratuito de Wi-Fi para los transeuntes y residentes en dichas ciudades, dicho organismo alega que se trata de competencia desleal contra las empresas que se dedican a ofrecer conexión a Internet, a saber: Telefónica, ONO, Euskaltel, Orange…

La CMT permite la instalación de puntos Wi-Fi públicos, pero siempre y cuando se pague por ello. Como es lógico los ayuntamientos tratan de reducir el coste y por ejemplo, tengo entendido que el bono mensual para acceder a Internet mediante conexión inalámbrica en plena playa de La Concha de Donosti cuesta 10 €. El caso es que a pesar de que la línea tampoco iba a ser muy rápida y las descargas desde programas de intercambio de archivos P2P iban a estar muy límitadas si no su existencia sería mínima. Pero ahora no, la CTM ha decidido que si quieres tener conexión a Internet, te vayas a una biblioteca, un cibercafé o pagues toda la conexión, instalación y demás a una empresa. Cierto que podría considerarse competencia desleal, de hecho es lo que dicen ellos, pero de querer velocidad de conexión yo creo que la gente pagaría la tarifa con la empresa que elija.

El caso es que me cabrea y bastante que un organismo público dé más importancia a los beneficios de unos pocos (que están podridos de dinero en su mayoría) que el avance de muchos y la posibilidad de acabar de una vez con la denominada brecha digital. Lo mismo me pasa con el tema de los portátiles a niños de primaria. Lo primero que no veo necesario dar portátiles a gente de esa edad que lo primero que harán será instalar el messenger y poner el Tuenti en favoritos, en el mejor de los casos, que alguno intentaría venderlo, que solo hay que ver cómo está el mundo hoy en día. Lo que me da más rabia es ver que nada más anunciar el presidente Zapatero que iba a dar o subvencionar ordenadores para los alumnos aparece en la Moncloa el filántropo y multimillonario Bill Gates, ex presidente de Microsoft. Lo peor es que al parecer se ha cerrado el acuerdo para que los portátiles lleven de serie Windows algo, a saber qué versión.

Y sí, sé que soy un pesado, pero teniendo al alcance de la mano alternativas gratuitas y que realmente funcionan igual o incluso mejor que el propio Windows, no sé porque se empeñan en pagar una licencia de uso. Hay grandes ejemplos de proyectos de software libre, gratuito y de pago, que funcionan a las mil maravillas; Firefox, VLC Player, The KMPlayer (para mi el mejor reproductor para Windows), OpenOffice.org y mucho más. Programas en su mayoría gratuitos y que satisfacen las necesesidades, en algunos casos las superan.

Por todo esto me cabrea y mucho, que el avance en bastantes ámbitos se vea arrastrado y lastrado por empresas que únicamente miran por su interés propio más que por el interés general. Según la teoría política de Rousseau todavía no hemos alcanzado el Estado Social donde actuamos conforme al bien común y seguimos inmersos en un Estado de Naturaleza. Y de seguir así acabaremos siendo aún más esclavos de las multinacionales.

Un saludo.