Llevaba ya tiempo sin postear nada y eso que en clase estamos viendo los blogs como género informativo. Voy a colocar la crónica que he hecho para la clase de Géneros Informativos, el reportaje que hice con Nagore, que tiene un 9, no sé si lo colgaré, que no hay ganas xDD

Hasta la próxima actualización

Lío a la boloñesa

El plan Bolonia ha causado un gran revuelo en las aulas españolas, pero la lucha contra la imposición de este sistema de educación es distinta en cada facultad española

Álvaro Bohórquez

Junto a la cordillera de los Apeninos, en Italia, nos encontramos la ciudad europea que probablemente esté en boca de más estudiantes en los últimos años. Y no es para menos, Bolonia fue la ciudad escogida para realizar el proceso de reforma educativa europea y de ahí la denominación de Plan Bolonia, aunque también se dice Plan Bologna, al ser el nombre de la ciudad en italiano.

El lío está servido en toda España, pero ya si centramos el foco de atención sobre una pequeña zona al norte del territorio nacional, la cosa ya es más problemática. Todo el mundo sabe que en Euskadi hay un problema, un problema que toca a todas las personas que se autodenominen demócratas, y no sólo las adscritas al partido de las eternas primarias en EE.UU. El problema de Bolonia, se centra en las formas, no en el contenido. En muchas facultades de España se ha protestado contra este proyecto, pero en ningún momento ha habido algún problema, pocas veces han salido en las noticias, cosas tan terribles como las de esta mañana en Leioa.

Y es que la mañana se preveía calentita, el rector de la Universidad del País Vasco (UPV), Juan Ignacio Pérez, se disponía a presidir la reunión para la aprobación de los presupuestos generales de la universidad, pero la reunión no iba a ser tan tranquila como Pérez pensaba. Unos alumnos, adscritos a la formación estudiantil Ikasle Abertzaleak (IA) entraron en plena reunión con afán de boicotearla. Este grupo estudiantil defiende los derechos de los alumnos al tener el mayor porcentaje de votos en los pasados comicios estudiantiles, aunque a la vista de los hechos, no se comportan como dirigentes y prefieren la acción a la palabra, algo no muy indicado en países democráticos cuando tienes el poder. Tras obligar a la suspensión del acto, los saboteadores se negaron a ser desalojados por los miembros de seguridad.

Mientras, en las puertas del rectorado, la cosa no era muy diferente, alumnos, que por su vestimenta se podía intuir que no eran muy amistosos ni dialogantes, se proponían acabar con la reunión por las malas o por las peores. Los intimidantes agentes de la policía autónoma vasca, la Ertzaintza, esperaban a las puertas de la universidad y el rectorado, con órdenes de responder a cualquier ataque. Se esperaba que su propia presencia intimidara a los alumnos, pero lejos de ser así un portavoz de IA dijo: “los responsables universitarios utilizan la violencia sin ningún tipo de reparo”. Si cualquier persona se da un pequeño paseíllo por el aulario de la facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación la podrá ver llena de carteles y pintadas, unos carteles que lejos de albergar muestras de amistad y condescendencia, apoyan el uso de la violencia, o al menos apoyan a la banda terrorista ETA. Tras un rato de protesta frente a las oficinas del Rector, la policía cargó contra los estudiantes dejando varios heridos y prosiguiendo la carga en la cafetería del campus.

“No es sino otra demostración de la estrategia represiva que están utilizando en los últimos tiempos” asegura Ikasle Abertzaleak, aunque bien es cierto que no fue la policía la que causó destrozos en la universidad, ni la que comenzó el griterío, ni la que insultó, todo vino del lado de los estudiantes, que pudiendo hacer una protesta silenciosa, tranquila, discreta, decidieron utilizar el método por el que mucha gente repele Euskadi, la violencia.

Escojo una cita, de las muchas lindezas que han soltado hoy, para terminar “el estudiantado vasco no está muerto y no aceptará procesos, decretos ni imposiciones que pretendan aniquilar a los estudiantes o a este pueblo”. Siendo los representantes de todos los estudiantes, entre los que se encuentran: andaluces, riojanos, argentinos, peruanos, salmantinos y demás lugares de España y del mundo, no se entienden estas declaraciones, ¿los estudiantes no vascos no tienen derecho a ser representados?¿o a lo mejor al estudiar en Euskadi eres vasco? Sea lo que fuere, mezclar estudios con política es una mala combinación, porque siempre sale alguien mal parado.

Seguramente habrá muchas crónicas de este bochornoso suceso ocurrido esta mañana en la Universidad del País Vasco, pero estoy seguro de que ninguna de ellas dirá verdad alguna, como en toda guerra siempre hay bandos, nunca hay vencedores, siempre hay vencidos. Los daños colaterales de este conflicto van a ser los centenares de estudiantes que acuden diariamente a clase para recibir una educación que les ayude en su futuro profesional y que su nombre va a ser manchado por un grupo minoritario que se dedica a hacer lo que mejor se le da, tocar los cojones al personal.