Querido lector, antes de empezar a leer este post quiero hacerle una advertencia. Si es usted seguidor de ese programa llamado “El Hormiguero“, por favor, no siga leyendo, acabará con la misma mala ostia que acabo yo cuando haciendo zapping pongo ese “programa”. Avisado queda, si traspasa estas líneas lo hace únicamente bajo su propia responsabilidad.

El_Hormiguero

Quiero decir ante todo que odio El Hormiguero y odio a Pablo Motos, no soporto ninguna de las dos cosas. Ya lo dije cuando vino a España y recaló en esa “cosa” el actor de Perdidos, Jorge García. Por si acaso dejo aquí el post para que podáis verlo y así me ahorro volver a colocar la crítica que escribí en el periódico EL CORREO. Hoy quiero hablar de una sección del programa, el Kiosko. No sé si conoceréis de qué trata esta sección, pues bien trata simple y llanamente de reirse de revistas que están en los kioskos. Me cabrea tanto este tema que no sé ni por donde empezar. Creo que el periodismo es una digna profesión si el que la ejerce es un buen profesional, con esto me refiero simplemente a que tenga la sufiente educación y el tacto necesario como para hablar de temas dolorosos o polémico con todo el respeto y rigurosidad, valiéndose siempre del afán por informar y no por enriquecerse. Partiendo de esta base, cualquier periodista (licenciado o no) que trabaje en cualquier revista de temática variada merece respeto. Como todo en esta vida mucha gente no hace lo que quiere, si no que trabaja en lo que puede para sobrevivir, pero no es menos profesional una persona que escribe en una revista para loros (incluso lo es más por el tema de documentación y búsqueda de información) que el enviado especial a Estados Unidos de una importante cadena televisiva, simplemente puede que no tuviese la misma suerte. Por eso me cabrea tanto que dos personas, que se hacen llamar humoristas,  hagan burla y escarnio del duro trabajo de unas personas.

Cierto que el programa de laSexta, Sé Lo Que Hicisteis hace algo parecido, pero lo cierto es que la mayoría de gente que sale en ese programa se ha dejado el código deontológico bien guardado en casa, aún así en algunos casos no comparto la opinión con el programa. El caso es que me parece horrible que haya gente que use el digno trabajo de otras personas para intentar hacer reir, por que a mi no me hace ni puta gracia. Estoy estudiando Periodismo y tengo posibilidades de trabajar en alguna revista como Jara y Sedal, Cocina para Gays o una de loros, hamsters o iguanas, pero no por ello mi trabajo tiene que ser objeto de burlas. Todo el mundo puede criticar, pero no de tal manera, además lo que hacen ellos no es criticar es burlarse. En el caso de que alguien quiera saber qué es una crítica que además te saca un par de carcajadas, que escuche El Octavo Pasajero, el programa de cine de Radio Despí, que lo puedes encontrar como podcast en el blog del Sr. Cine.

Para acabar quiero dejar un video de esa magnífica sección de ese increible y graciosísimo programa llamado El Hormiguero y otro vídeo, uno que me cabrea mucho más, me pongo de muy mala ostia cuando lo veo y es la chorrada que hicieron en la gala de entrega de los Premios Ondas. Por cierto, ¿he dicho ya que odio a Pablo Motos?