El periodismo de hoy

Sí, con minúscula, porque últimamente no se puede escribir con mayúscula salvo contadas ocasiones. El periodismo de hoy que está vendido a las grandes empresas que los compran con publicidad y los directivos no quieren soliviantar a la mano que les da de comer. Un periodismo plegado a los intereses del gobierno y su campaña de lavado de imagen de la legislatura lo que queda hasta las próximas elecciones. El periodismo de hoy hace gala de una nueva serie de valores. Decía el maestro Meneses que el periodista tiene que ser débil con el débil…

¿A qué están los medios: a Rolex o a setas?

Hace unos días, la influencer del Social Media y esas cosas, Clara Ávila (@ClaraAvilaC), escribía en su blog un interesante post sobre que el tráfico que llegaba ahí no le interesaba demasiado. Ella escribe porque le gusta y le apetece generar contenido, pero no va buscando más o menos nivel de visitas. Al hilo de esto, ayer leía una noticia sobre el gigante mediático alemán Axel Springer y su experimento Google. Como sabéis, muchos medios de comunicación potentes están en contra de Google News y tratan de imponer una compensación por lo que ellos creen que es…

La prensa digital empieza a dar los pasos indicados

Mucho he criticado (y criticaré) las distintas estrategias de la prensa digital. Sobre todo los más grandes y herederos de una cabecera propia y consolidada en papel. Vocento, Unidad Editorial o Prisa son los tres grandes grupos que no han tenido, a mi juicio, una correcta estrategia con el paso de los años. Y algunos siguen ahí estancados. Pero poco a poco están dando los pasos indicados para mejorar y tratar de aprovechar al máximo las bondades que ofrece el entorno digital. Si hay algo que me de mucha rabia es encontrar las mismas noticias que…

La prensa y la industria del caramelo

Ayer hice ago bastante anacrónico. De hecho, muchas de mis costumbres lo son. Debería empezar a esforzarme en ser un tipo del siglo XXI tal y como reza el esterotipo de los chistes de Twitter que tanto plagian. Bajé a pasear al perro a mediodía (el bicho tiene necesidades) y aproveché para comprar el periódico. ‘El País‘ concretamente. Y lo compré en un kiosco, es decir, físicamente. Por dos euros con cincuenta céntimos pude llevarme a casa un montón de papel que, en su mayoría, tiraré hoy al contenedor y en el momento de comprarlo…