Como podéis observar, he cambiado de blog. En el anterior dije que quería cambiar de apariencia y tal, al final lo he hecho. He de decir que tenía este blog en WordPress.com desde hace tiempo, pero no me había atrevido a dar el paso definitivo. Ayer, decidí hacerlo y me he pasado un día y medio tratando de limar las asperezas que no me gustaban de este nuevo formato. Como veis he mantenido las antiguas entradas y comentarios, cosa que viene bien para no tener que ir saltando de un lado a otro. El otro blog sigue abierto porque le acabo de poner publicidad y quiero que sea una fuente de ingresos para poder costearme alguna opción atractiva de pago en este servidor, a ver que pasa.

En otro orden de cosas (como me gusta esa expresión), yo aún sigo asistiendo a clase. Mientras riadas de chabales y no tanto, van por las calles y parques en manadas, yo tengo que seguir cogiendo el autobús para subir a la universidad. Mañana también toca, pero al menos estoy contentillo, y no porque haya bebido, porque vamos a grabar lo que queda del documental Cruces, caras y cantos. Es un documental estilo Callejeros, pero sin drogas, gitanos y llantos. Es simplemente un reportaje que han hecho unos compañeros de clase sobre un barrio de Barakaldo. Para quien no sea de Vizcaya o alrededores del País Vasco, Barakaldo es el segundo mayor municipio en población de toda la provincia y Cruces en un barrio de dicha localidad. Lo que hace especial a Cruces sobre otros distritos barakaldeses es que en él se encuentra el hospital, uno de los más modernos de España y que da asistencia a mucha más área de la que debería, llegando en ocasiones hasta Cantabria. Pues bien, como Cruces en un lugar

Fachada del hospital de Cruces (Vizcaya)

Fachada del hospital de Cruces (Vizcaya)

donde han nacido muchos vizcaínos, a proposición de un compañero, el resto se pusieron manos a la obra y salieron a la calle a coger imágenes del barrio y relatos de sus habitantes, comerciantes e incluso de gente que solo andaba de paso. El miércoles pasado (tenemos clase de Radio y TV los miércoles de 16:00 a 18:00 y a veces incluso hasta las 19:00) vino un chico de Casablanca (Marruecos) a responder a unas preguntas del presentador, que en este caso soy yo. La entrevista estuvo bien, fue interesante y amena, al menos para mi, Zoeir, que así se llama, fue muy amable y respondio con soltura a las preguntas. A pesar de ser un trabajo de clase, estar en un plató con amigos suyos,yo no lo conocía, pero sus amigos estaban allí, tener los focos y las cámaras, Zoeir se acabó soltando y tocó y cantó con un instrumento típico de Marruecos una bonita canción en homenaje a las madres. Eso si, tuvimos que repetir la entrevista entera porque tuvimos algún fallo de realización. Espero acabar mañana, porque la semana pasada nos tiramos 7 horas entre edición y grabación para dejarlo listo para mañana (u hoy, que es la 1:14 de la madrugada). Supongo que en cuanto lo tenga lo subiré a Youtube o Google Videos (o ambas) para que podáis verlo y conocer un poco más cómo es Euskadi y en este caso, su cuna, el lugar de nacimiento de miles de vascos al año.

No me queda mucho por contar en esta entrada, tengo algunos temas en la recámara y no todos son sobre informática, aunque conociéndome, todos ellos serán frikis. Sigo con la idea de realizar un podcast, al parecer esta idea es más sencilla de realizar en WordPress, así que quizás en un par de semanas (o durante la Semana Santa) suba alguno.

Por cierto, por fin entregamos el trabajo 3 de masas, el problema es que ya tenemos que pensar en el siguiente y no queda mucho que digamos. Ha habido bastantes problemas a la hora de imprimir trabajos, resulta que de tres lugares para imprimir en la universidad, dos estan cerrados por la tarde, bueno uno permanentemente y no lo van a volver a abrir, y el otro estaba sobresaturado, además de lo caro que es. Pues resulta que de tanto meter pendrives en el ordenador para imprimir, se les ha llenado de virus, 250 he oído por algún lado, y se ha montado la de Cristo. Nadie aparecía por clase, todo el mundo estaba imprimiendo sus copias en Kopiak (así se llama) y no funcionaba el ordenador. Al final no sé que ha pasado con toda esa gente, lo único que sé es que nosotros hemos podido entregar el trabajo de una vez por todas.

Ahora sí que os dejo, espero que con ansias de ver  Cruces, caras y cantos.
Un saludo
.