Aquí estoy, esperando, junto con mi compañera a que la organización de o no luz verde al tercer día del Pro Mundaka, segundo de competición. En caso afirmativo, saldré raudo y veloz hacia el metro, para coger el tren que nos lleve a la ribera del Urdaibai, en caso de que nos nieguen la jornada surfera, no quedará más remedio que volver a nuestros quehaceres diarios. Así que esta es la tónica general de este día, pesimismo por el plato que hay en el mar y esperanza por que han decidido retrasar la llamada a las 9. Quizás haya, quizás no, lo que es seguro es que estoy despierto a deshoras. Mundaka, más te vale que nos deleites y que valga la pena.

Finalmente nada, han dado de nuevo, llamada a las 9 del 8 de octubre. Parece ser que este año no voy a pasar por el Pro Mundaka. No me han esperado, no ha habido olas.