Desde qué ha empezado la Liga, aunque antes también, se ha empezado a hablar bastante del modelo de cantera que se tiene en el Athletic. Lezama es la factoría de jugadores que nutre en primer equipo. Con el contexto de crisis que vivimos, y a pesar de la burbuja en la que vive el fútbol, algunos clubes se empiezan plantear seriamente tirar de sus jugadores para ahorrar costes. Una pequeña vuelta a la autarquía futbolística. El modelo del F.C. Barcelona guía el camino. Con un equipo de estrellas formadas en sus categorías inferiores han maravillado al mundo con su juego y sus títulos. La última vez que el Real Madrid C.F. decidió apostar por sus cachorros, salió la Quinta del Buitre, uno de los conjuntos más recordados por los madridistas. Y sí hablamos de canteras, debemos mirar, irremediablemente, a Lezama y al Athletic. ¿O no?

Instalaciones del Athletic Club en Lezama (Bizkaia).

Instalaciones de Lezama. / Athletic Club.

Andoni Iraola, uno de los capitanes, comentaba que era un orgullo que el Athletic saltará al estreno de San Mamés con 10 canteranos. Sin duda, tiene razón. Mi dilema está en la acepción de canteranos y, ante todo, del modelo llevado a cabo por los ojeadores y directivos del club. En la alineación mencionada por Iraola hay más de 10 millones de euros gastados en fichajes de canteranos. Sí vemos la plantilla del club, la cifra aumenta algo más. ¿De verdad es un buen trabajó formar a un jugador hasta su etapa profesional, dejarlo ir libre, que ‘explote’ en otro club y recomprarlo? Es cierto que el Athletic, debido a la Filosofía no tiene un mercado amplio, pero eso es un motivo más para no realizar estupideces. Hay que recordar que hemos pagado dos veces por Aduriz, además de la formación. Y no hemos cobrado el montante total de su venta.

También deberíamos plantearnos la influencia que tenemos con nuestros vecinos. Hay muchos jugadores que son susceptibles de ingresar en la disciplina del club desde bien jóvenes. El Athletic debería de tener el ojo bien abierto a posibles incorporaciones. Uno de los casos que me viene a la mente es el de Illarramendi. El de Mutriku ha cambiado Donostia por Madrid y el txuriurdin por el merengue. Un jugador que bien podría haber sido atraido a Lezama cuando era un chaval. Nosotros que deberíamos vivir de la cantera necesitamos estar atentos a cualquier cadete que empiece a despuntar en todo el territorio antes de entrar en un equipo potente. Casos como el de Arteta, que fue rechazado, o Gaizka Mendieta que pasó algo parecido. ¿Quién está al cargo de posibles frutos? Es cierto que no pueden captar a todos, pero sí se puede intentar ir a por todos, a ver qué sucede.

Fachada del Palacio Ibaigane, la sede institucional del Athletic Club.

La sede del Athletic, el palacio Ibaigane. / Athletic Club.

Ahora mismo, creo que deberíamos fijarnos en el modelo de la Real Sociedad. Los gipuzkoanos se han clasificado para la Champions con un equipo muy de la casa. Gran parte de los jugadores han salido de la cantera y están consiguiendo grandes cosas. Es un modelo que funciona y puede sentar las bases para éxitos futuros. Han tenido que pasar por unos años en Segunda División, pero han sabido reformar el club (equipo e institución) y volver a la senda del éxito. Además, tienen más mercado potencial para conseguir esos jugadores y prefieren tirar de cantera y producto propio.

Por último, el trabajo de cantera y captación no es muy brillante cuando no hay muchos vizcaínos jugando en el primer equipo. Iturraspe, Mikel Rico, Ander Herrera, Beñat, Ibai Gómez, Etxeita, Herrera, Herrerín, Morán y Albizua son los vizcaínos con ficha de la primera plantilla. De ellos, solo cuatro han permanecido toda su carrera ligados al club, el resto han deambulado por equipos hasta encontrar su sitio en la plantilla. Mikel Rico pasó por el Basconia. Ibai Gómez aterrizó en el Bilbao Athletic tras pasar una temporada en el Sestao River desde el Santutxu. Herrera debutó en Primera con el Zaragoza y jugó tres temporadas. El caso más sangrante es el de Beñat, que llegó a debutar en Primera como rojiblanco contra Osasuna, pero fue desestimado por Joaquín Caparrós y ha vuelto este año. Etxeita también hizo las maletas y ha vuelto tras una gran temporada en el Elche. Herrerín pasó la temporada pasada en Soria, pero en calidad de cedido. Un equipo que presume de cantera, de jugar con jugadores de la tierra y no puede realizar un once inicial con jugadores de la propia provincia. Ahora tenemos que ponernos las pilas, porque el AC Milan ha abierto una escuela de formación en Gatika y compiten en el mismo terreno.

Beñat Etxeberria controla un balón en San Mamés en un partido contra el Valencia C.F. S.A.D.

Beñat controla un balón contra el Valencia. / Athletic Club.

Como ya he mencionado, creo que Lezama funciona y es capaz de sacar, por lo menos, jugadores competentes a las élites profesionales. Muchos equipos de Primera y Segunda se nutren de exjugadores del Athletic. El problema radica en la mala selección que se hace de ellos para la primera plantilla. Futbolistas a los que se les dio la patada y se recuperan pagando una pasta o que no vuelven nunca. Jugadores a los que se les paga una formación, que no deja de ser una inversión, y se acaba descartando para volver a ellos más tarde. No son uno, ni dos. Son unos cuanto y temo que se convierta en tendencia. Por otra parte, espero que pronto salga un delantero de las entrañas de Lezama que empiece a meter goles y haga carburar al equipo y nos deje tardes de gloria y algún que otro título en la vitrina.