Yo vivo en un pueblo de mar, tengo esa inmensa suerte. Cuando me despierto, al levantar la persiana, si me esfuerzo un poco, diviso, no tan lejos como pueda parecer, el puerto. El recorrido que hace el autobús para llevarme hasta la universidad me deja ver, a diario, las embarcaciones atracadas y al sacar a pasear al perro, por el recorrido habitual, me vuelvo a quedar fascinado con las vistas, ver cómo la espuma  vuela por encima de las rocas y las olas llegando a la orilla mansamente. Si el día sale bueno, los lugareños tienen la costumbre de ir a pasear hasta el faro, “a la punta del morro” como se dice por aquí, con suerte el paseante podrá ver cómo los barcos de vela enfilan el muelle y salen a mar abierto a realizar algún curso o maniobras. Decididamente, vivir cerca del mar es completamente distinto a cualquier otra cosa, pues suele constituir el punto de referencia de la vida local.

¿A qué viene todo esto? Pues a que soy una persona muy apegada al mar, aunque no me guste en exceso, hay un gran respeto. Esta tarde cogeré un avión para dirigirme a Barcelona, porque Gillette, la marca de afeitadoras, en colaboración con SrBurns, la agencia de Social Media, no el jefe de Homer Simpson, me han invitado a disfrutar de una inolvidable jornada a bordo de uno de los barcos de la Barcelona World Race. ¿Conocéis que es esto? Se trata de una competición, una vuelta al mundo en un barco de vela, sin escalas y con dos tripulantes. Un recorrido de 46.300 kilómetros, con salida y llegada en la Ciudad Condal.

Con varios años de preparación, porque llevo viendo empresas patrocinadoras un par de años, el pasado 31 de diciembre salieron los barcos, que en estos momentos el líder, el Vibrac-Paprec 3, francés y tripulado por Jean Pierre Dick y Loïck Peyron, también galos, se encuentra frente a la costa sur de Australia, a la altura de Adelaida. Los segundos clasificados, en el barco Mapfre, son dos medallistas olímpicos, Iker Martínez y Xabi Fernández, ambos guipuzcoanos. Lo realmente interesante de esta regata es la posibilidad de seguir la regata en directo desde la web oficial http://www.barcelonaworldrace.org e incluso tienen una app para iPhone para seguir el tracking de los veleros, una cuenta en Twitter (@2010BWR_es) conexiones diarias con los barcos y hasta un canal de televisión online.

Imagen obtenida del blog de GrupoNavega.eu

Así que ya os contaré lo que va pasando, tanto en la embarcación donde esté yo, que será un trayecto corto, como en la propia regata, que  no queda tanto como pueda parecer. Desde aquí agradecer de nuevo a SrBurns y a Gillette la posibilidad de acercarme a esta interesante competición e interesarme un poco más por la vela, quién sabe, igual, con el tiempo, acabo adelantando por babor al Bribón :D