El pasado jueves acudí a la presentación del nuevo sistema de televisión de Vodafone que, por fin, aterriza en Bilbao. La compañía británica es la última que se suma a la televisión inteligente (el oxímoron que decía Piedrahita) y viene pegando fuerte. No solo incluye Netfllix dentro del aparatito que se enchufa a la televisión, también se traen en exclusiva el sistema HBO Go para disfrutar de todo el contenido de la afamada cadena estadounidense, incluída ‘Juego de Tronos’. Aún así, no sé si llegan demasiado tarde.

Ya coménté en otro post que el streaming es el presente de la televisión y los datos me dan la razón. Es bien sabido que la denominada generación millennial (1990-2000) ha reducido el consumo de televisión en favor de otro tipo de contenido más a la carta. Lo ven cuando quieren y como quieren. Esto no quiere decir que ya no vean contenidos creados para ser emitidos en la pequeña pantalla, simplemente han decidido pasarse a la parte online de esa televisión. ¿Que emiten Pesadilla en la cocina los jueves de 22:30 a 23:45? Pues lo veo el sábado por la mañana que es cuando tengo un rato. Se pierde esa sensación de pertenencia al comentarlo en Twitter, pero el contenido en si lo puedes visualizar cuando quieras.

La tele que pusieron fue la leche.

La tele que pusieron fue la leche. Y Chumlee, Chumlee siempre mola.

Eso, siempre y cuando no tengas un aparato como el de Vodafone o Movistar para poder grabar el programa en cuestión y verlo después. Porque esa es otra, si te decides a verlo online, no te vas a librar de la publicidad y los cortes para la misma cada 15 minutos. Si lo grabas, puedes adelantar los anuncios, volver atrás o tirar hacia adelante si el tema no te interesa demasiado. Incluso pararlo tú si sientes la llamada de la naturaleza. En este caso, el dispositivo de Vodafone tiene un par de particularidades especiales que si echo de menos en el que uso habitualmente, el de Movistar. Se trata del botón ¿qué ha dicho?, un botón con el que vuelves atrás 8 segundos para volver a escuchar o ver lo que ha pasado en el último instante. La cámara lenta también es un añadido interesante. Para los contenidos deportivos o, incluso, para ver la investidura a Rajoy.

vodafone-tele-mando

Vodafone ha decidido traer a España la marca TiVo, que en Estados Unidos tiene bastante tirón y aceptación, pero que a este lado del Atlántico no supone nada más allá de lo que hemos podido ver en las series estadounidenses. El TiVo solo se ve reflejado en el mando a distancia, uno de los problemas que me encontré en este nuevo sistema de visualización de contenidos. Acostumbrado al de Movistar, el telemando de Vodafone me pareció algo aparatoso y, sobre todo, desconcertante. No sabía a qué botón había que darle para ir a qué menú, con cuál se aceptaba y esas cosas que con la práctica se irán limando, supongo. No tendré tiempo, no soy usuario, ni cliente de Vodafone y no creo que vaya a cambiar por lo que ofrecen.

Aún así, me gusta esa idea de querer dotar de inteligencia a televisiónes planas (en varios sentidos). Uno de los mayores problemas que encuentro con Netflix es que no puedo ver sus contenidos en la televisión del comedor porque no tengo un dispositivo al que engancharlo (y la WiFi a esa parte de la casa no llega muy bien que digamos). Así que este aparatejo que incluye esa posibilidad (supongo que con la suscripción ya incluída en el precio) es un aliciente para los que no tengamos SmartTV.

Disfrutando con Eneko Sukaldari de la presentación. / BilbaoClick.

Disfrutando con Eneko Sukaldari de la presentación. / BilbaoClick.

Es curioso que graciasa iniciativas de este tipo, las grandes empresas del entretenimiento audiovisual empiecen a cambiar de objetivo a la hora de buscar culpables de la reducción de beneficios. Hace unos años el demonio era la piratería, ahora se acusa a Netflix y Amazon de estar destruyendo su audiencia. Evidentemente soy partidista en esta guerra y me pongo del lado del vídeo bajo demanda antes que por la televisión tradicional. Me resulta curioso que se haya pasado de criticar el “gratis total” a estas plataformas en las que se paga por acceder al contenido que, en muchos casos, ha sido cedido o alquilado de esas mismas plataformas, pero sin interrupciones publicitarias.

Solo falta una unificación de todas las plataformas y derechos en una (Vodafone One ya empieza con Netflix, HBO y su catálogo) para poder disfrutar de todos los contenidos que queramos en un único sitio. Anda que no disfrutaría con un 24 horas de Futurama y Los Simpsons (para el de Big Bang, ya tenemos TNT). Mientras eso llega, habrá que seguir exprimiendo la suscripción de Netflix que ya me encargo de rentabilizar.