Ya empieza, ya está aquí. Se nota, se ve, se siente. Todo el mundo lo sabe. Ya está de vuelta la Liga, el evento futbolístico más largo de la temporada y más importante del país. En Vizcaya el fútbol se vive de una manera distinta, en el Gran Bilbao y el resto de la provincia el fútbol es una religión, por algo el Athletic juega en La Catedral del fútbol. Sólo quiero dejar una carta que escribió un lector de El Diario Vasco el 20 de junio de 2007 en la sección de Cartas al director, el extracto está sacado de Rubén Méndez, ya lo había leído por ahí, pero ahora lo he encontrado ahí. A mí me ha parecido algo muy bonito, pero para el resto de la gente no aficionado al Athletic (o no conocedor del fútbol vasco) puede no gustarle. Ahí la dejo:

David Pérez Alonso/(Irún)

Porque no hace falta regalar dos entradas por socio para llenar el campo de fútbol; porque tienen una media de asistencia de 30.000 espectadores para una capacidad total de 40.000; porque tiene un campo de fútbol de primera y no un estadio municipal; porque hay lista de espera para hacerse socio; porque si paseas un domingo de partido por Algorta, Santurce, Derio, Portugalete, Durango… por sus calles verás banderas en las puertas de los bares, los balcones engalanados con sus colores, se respira fútbol, se vive fútbol, mientras que si paseas por Zarautz, Hondarribia, Irun, Errenteria… ¿Qué ves? Porque no hace falta aspirar a ser campeón para que la afición se vuelque; porque si proyectan hacer un estadio de fútbol nuevo lo hacen; porque no venden humo y proyectos faraónicos (Gipuzkoa Arena); porque ¿cuántos aficionados gipuzcoanos son del Athletic?; porque su afición no está continuamente pensando y comparándose con el equipo vecino; porque todos los equipos de la provincia le apoyan; porque lo llevan en la sangre; porque ya han convocado elecciones a la presidencia; porque no se permite que sus dirigentes salgan como si nada si se hacen las cosas mal; porque el presidente no abandona la nave cuando ya está hundida; porque no recuerdo cuándo la afición ha hecho noche a las puertas del estadio para conseguir entradas; porque aún quedarían mil motivos más por los que la Real está en Segunda y el Athletic, no.

Dirigida a aquellos supuestos seguidores realistas que todavía no se han dado cuenta de que la Real está en Segunda.

Así que ya empieza, las banderas colocadas en los bares, las camisetas en los aficionados, los carnets de socio y las entradas en las manos de los asistentes, los bares de Pozas llenos antes, durante y después del partido, las bufandas con 30, 40 o menos 10 grados. 40.000 gargantas llevando en volandas al Athletic y el sentimiento de toda una afición, una ciudad, una provincia, una comunidad. El sentimiento de pertenencia a un club con una filosofía muy especial. Ser del Athletic es un derecho, no un privilegio. Y creo que esta entrada demuestra la fidelidad a los colores que se tiene en Bilbao y alrededores.

Para terminar dejo el himno.

Nos vemos en la próxima entrada