Marte visto por el Hubble, cortesía de la NASA (nasa.gov)

Se dice que la Historia la escriben los vencedores, eso es cierto, pero dentro de ese bando, la escriben un cierto grupo de personas: los pioneros. Hombres, y en algunos casos mujeres, que han sido los primeros en algo específico, los pioneros. Y creo que en pleno siglo XXI faltan, hay escasez de hazañas y por supuesto de pioneros que las lleven a cabo. El mundo siempre recordará (o al menos debería) a Cristobal Colón (Christopher Columbus en inglés) como el hombre que encabezó la expedición que descubrió América, o a Neil Armstrong, como el comandante de la misión Apolo 11, aquella expedición que llevó a un individuo, a un ser humano a caminar por una superficie, no construida por la mano del hombre, fuera de nuestro planeta. Ese tipo de pioneros son los que faltan.

¿A qué viene todo esto? Pues a que deberíamos volver a mirar las estrellas y orientar nuestros objetivos a Marte. Una misión histórica para todos los seres humanos de la Tierra, al poner la Humanidad, personificada en un individuo, un pie en un planeta distinto al de origen. Y aunque pueda parecer lo contrario, estudios revelan que en una década podría conseguirse. Quiero volver a recordarlo, hablamos de salir de nuestro propio planeta e investigar qué es lo que nos rodea.  El problema es el de siempre, el dinero. Los gobiernos han dejado de interesarse por la exploración espacial y deciden redistribuir el dinero, para tratar de matarse entre ellos, que en investigar cómo mejorar las vidas.

En el caso de España, el Gobierno no apoya lo suficiente a la ciencia, prefieren destinar el dinero a cosas mejores. El problema que hay con la ciencia, es que necesita tiempo, y en muchos casos los gobiernos no están dispuestos a pagar por algo del que no verán sus frutos hasta una vez acabada su legislatura. La política es, en muchos casos, vanidad y narcisismo y éso lo pagamos todos.

Puede que esté loco, pero destinando el dinero que se gasta en Defensa, no en desarrollo de armas, si no en la compra de material, que dudosamente vamos a utilizar, en investigación, podríamos avanzar mucho. Las investigaciones, tanto militares como civiles, ayudan de una u otra manera. Internet y el GPS es un claro ejemplo de ello, pero también hay muchos experimentos ligados a la exploración espacial como los microchips, que tanto han ayudado a la industria electrónica. Además, algunos han sido cosa del azar, por ejemplo los antibióticos, cosa de un sandwich con moho (según creo).

De hecho, y a modo de anécdota, diré que la pantalla de bloqueo de mi iPhone tiene la primera imagen de la Tierra desde el espacio, la sustituí por la anterior, que también era de nuestro planeta, pero puede que en breve la cambie por el objetivo, por Marte, el planeta rojo.

Por eso, entre otras razones, me gustaría que se retomara el programa espacial. Me gustaría vivir para poder contar que vi cómo un individuo ponía el pie en Marte, en otro planeta, en otro mundo. Y no tiene porque ser un Armstrong, puede ser un Radchenko, un Huang Li, un Santos o un Koothrappali. Da igual, siempre y cuando, toda la Humanidad se sienta orgullosa de ver, que un ser humano camina por la superficie de Marte.

Este podría ser el primer ser humano en Marte

Gente, yo apoyo el programa espacial.

P.D: Os dejo con dos listas de Maikelnai sobre este tema. Una es de inventos de la NASA y otra sobre inconvenientes de un viaje tripulado a Marte.