Anteayer (ayer no me apetecía escribir) a eso de las 6 de la tarde mi madre me avisó para que saliese al balcón y viese lo que pasaba. Nadie sabía porqué, pero la calle estaba tomada por el grupo de antidisturbios del Cuerpo de Policía Autonómico Vasco, también conocido como beltzas por el color de su indumentaria (negro). Había un par de furgones y varios agentes antidisturbios (alrededor de 10), junto con otros 3 de paisano, que se les notaba de aquí a Burgos. Tras pasar una hora o así, al final averiguamos por medio de mi madre, que una presa (suponemos que de ETA por los gritos de Euskal Presoak e Indepentzia) había acudido a un funeral, según oí era la nuera de la fallecida. A la hora de meterla en el coche (a la presa, no a la difunta) y a pesar de la presencia de varios agentes antidisturbios con sus porras, escudos y escopetas de pelotas de goma, hubo algún pequeño encontronazo que no acabo con hostia. Eso es lo más interesante que me ha pasado en casi todo el verano y eso que lo viví desde la comodidad de la terraza (bendita terraza).

En otro orden de cosas. Mucha gente me reconoce por algunos signos característicos de mi vestimenta, entre ellos los pantalones cortos (todo el año, sí, aunque nieve, mi vestuario es solo de verano, en invierno me pongo doble sudadera y feliz) y las bolsas-mochilas-bandoleras. Para entendernos, es algo parecida a la que suele llevar el viejo Indy Jones en sus aventuras. Pues bueno, he decidido dar un descanso temporal (aunque ya lo hice algunos días de Aste Nagusi) y comprar otra. La elegida, tras una “larga” deliveración ha sido de la marca Billabong, al parecer de la temporada 2006, que por 15 € que valía, no está mal. Todavía estoy adaptándome. ¿Adaptándote a un bolso?, sí, adaptándome a un bolso, que me cuesta cambiar después de dos o tres años usando el mismo. Y a decir verdad, me resulta incómodo salir sin mochibolso, es como si me faltara algo. Además, cuando salgo con bañador, no tengo bolsillos xDD.


<- El viejo Indy con una bolsa estilo a la que tengo
.

A propósito de la compra del mochibolso, he decidido pedir trabajo en la tienda en la que la he comprado, para ganarme unos durillos, a ver si hay suerte y sirve el currículum que he echado para que me cojan y tenga algo que hacer por las mañanas. Que no es un trabajo para ver y elegir bikinis a las chicas, aunque visto así, no creo que me cojan xDD.

Y para acabar me gustaría hablar de una persona. Mucha gente tiene ídolos y modelos a seguir en lo que le gusta realizar. A saber: un futbolista admira a otro, a un cantante le gustaba e intenta emular a otro, pintores, arquitectos… En mi caso hasta hace poco no he tenido a nadie en el mundo del periodismo (que es lo que estoy estudiando y espero que en lo que pueda trabajar algún día). Si bien siempre he tenido en el horizonte a mi tío y ahora más recientemente a mi hermana (seís años de diferencia parece que no, pero dan para mucho), pero nunca he seguido a ningún periodista a ciegas. Puede que J.J. Santos (en su época en Al Primer Toque) y los artículos de Roberto Palomar en su sección de Marca “no me gustan los lunes” sí que me llegaron a encandilar, pero la verdad es que recientemente he encontrado a la periodista que creo que voy a llevar por bandera al menos este próximo año. Se llama Isabel Piquer y es la corresponsal en Estado Unidos del diario Público. Me encanta leer las noticias que escribe sobre la campaña electoral, la verdad es que (puede, no lo sé) gracias a ella me interesa más la política de Estados Unidos que la propia de aquí. Os dejo uno de tantos grandes artículos (repito, para mi gusto) que esta periodista ha escrito para el diario de Mediapro, si os interesa, cosa que dudo, podeís leerla en la propia página web. Porque resulta que este diario es el único en el que puedes leer su edición impresa totalmente gratis en pdf.

Clinton y Obama vuelven a ser amigos en California.

Y con esto me despido hasta la próxima.